27 de Junio de 2021 – Acéptate

11:56.

(26/06/21 08:10 Alegría mediante Whatssap) —¿Estás bien? Desde ayer te ando notando… diferente.

—Recién levantado 😅 😅—respondí

—Es sólo eso?? Silencios, paradas de pensamiento. Raro en ti. Somos de los que cuanto menos hablamos peor estamos.

—Ahora mismo sí. Puede que esté un poco pá dentro.—reconocí

—No quiero pensar que estás mal pasándolo solo. Te quiero demasiado para eso.

—No, mal no. Pero es un momento que no me agrada. Lo de mi soledad debería estar resuelto hace tiempo pero no hago más que volver a ver que no puedo con ella. Cada vez en menor grado pero me sigue jodiendo. En fin, mi batalla actual. Me paso la vida diciendo acepta lo que tienes pero no me lo aplico. Gracias por estar ahí.

—Bueno, es más fácil dar consejos. Nos pasa a todos. La batalla es tuya, con tiempo y tranquilidad. Una herramienta y luego otra hasta que arregles el motor.

—Estoy en ello y soy consciente de que no me he puesto a trabajar. Busco distracciones pero la realidad es que “me lo pide el cuerpo”. Puede que se trate más de una demostración a mi mismo de que puedo estar con alguien sin engancharme o de que soy lo suficiente maduro para retirarme de algo en lo que no puedo sumar.—Al ir respondiendo me daba cuenta del porqué de las cosas.

—Creo que estás en un momento negativo que podrías aprovechar para, como lo llamo, tirar muros… Eso que está medio tambaleándose hacerlo caer. Que nosotros digamos cosas como “retirarme de algo en lo que no puedo sumar…”. Amigo, estás de bajón.—Sentenció Alegría.—Creo que te estás situando en un lugar que tampoco te corresponde, ni es real, ni te beneficia. Sé que todos tenemos derecho a estar down pero no te trates mal. Acepta los sentimientos negativos. Puedes decir que no es tu mejor momento. Te lo dije ayer, te estás hablando mal y eso no es bueno.—Segundos después Alegría continuó:—Para, mírate, observa como has crecido y lo que eres.. Siéntete triste pero a gusto. Estos momentos sirven para aprender, no lo desperdicies.

—Sé que no es bueno tratarme así y sí, estoy de bajón y lo es lo que me toca en este momento, lo tengo muy claro.—La realidad es que esa era mi estado emocional.—La expresión correcta sería retirarme de algo que realmente no sé si quiero, algo en lo que si me meto podría joder a alguien que quiero. No hacerlo aun sabiendo que me podría convenir… Es una mierda darte cuenta de que en la búsqueda de algo, que tal vez sea imposible de encontrar, algo utópico en mi cabeza, dejas cosas que podían haber valido. No me arrepiento, soy consciente de que hablo desde un punto de vista con varias semanas de distancia y todo es diferente. Sé que en ese momento fue lo mejor. No me estoy castigando, en este momento habla mi “fuera soledad”. Me hablo mal y es curioso ya que no permito que otros se hablen mal… Consejos vendo pero mi no tengo.

—Siéntete libre de seguir eligiendo en cada momento lo que crees que es mejor. En ese momento era lo más acertado para ti porque así lo decidiste. Cree en las decisiones de tu yo pasado. Tienes diario para saber porque lo hiciste, deberías releer…—Alegría tenía toda la razón, en mi diario ya estaban las escritas las razones de mis decisiones pasadas.

Acepto mis decisiones y las reafirmo, sé que fue lo mejor en ese momento. Además, necesario para poder ver cosas que antes no podía ver.

—Pues entonces los argumentos del presente no valen para explicar el pasado, son momentos diferentes. No es justo que juzgar tu yo pasado con información que no tenías.

—En efecto tengo que volver atrás en mi diario. Sé muy bien a donde, estoy de nuevo en lucha con mi soledad, aunque esa primera vez el batacazo fue de órdago. En este momento lo acepto como parte de mi, en reforma pero mía. Algo que quiero cambiar pero no deja de ser mío. Eso también soy yo y forma parte de mi realidad actual.

—Exacto, este eres tú.—reafirmó ella.

—Intento no juzgar a mi yo pasado y los argumentos que utilizo son buenos. Esa batalla sí la gano pero en ocasiones me golpea la soledad. Puede que esa sea otra razón por la que esté con esta otra chica. Busco reafirmar mi soledad, puedo estar solo, sin engancharme. También puede que me esté engañando, realmente no estoy solo. Sigo teniendo a Ámbar, aunque sea de otra forma, tengo a esa chica para otro tipo de juegos…. ¿Recuerdas que me dijiste que igual era pronto para Ámbar retomar el contacto? Igual fue pronto para mi. Esto no es más que otra demostración de como me controla mi miedo a la soledad. Reconozco que respecto a Ámbar hay más razones, incluido mi ego. No me gustaba la situación, me sentía culpable de que pasara todo el proceso de su enfermedad sin mi, sin mi apoyo. Y aquí salió el cuidador nato que soy, hoy estoy por sacarlo todo. Tal vez fue una razón más para decirle adiós en su momento. Verme de cuidador y salir corriendo van de la mano en mi. El único que me faltaba por ver es al controlador y aquí está, intentando controlarme a mi mismo.—Aquí terminé de ver toda la realidad.

—Creo que te viste tantos años cuidando a alguien que al verte en un escenario similar decidiste que no era lo que querías, eso te supuso perder a la persona que tenías a tu lado. A todos nos ocurre, nos autoconvencemos, no autoreafirmamos, de cosas que no son verdad pensando que sí lo son para sentirnos mejor. A ti te está pasando factura. No eres ni el primero ni el último. Sólo recuerda tratarte con cariño, puedes aprender tratándote bien. Lo que vives ahora es consecuencia de tu decisión pasada pero que yo creo que estuvo bien decidida dado que lo sentías de esa forma y ya está. En ese momento quedarte con alguien que no querías a tu lado no era solución, ocuparte de alguien que no era nadie no era opción.

[…]

He decidido comenzar esta entrada con la conversación que mantuve ayer con Alegría. Creo que es un resumen genial de mi estado de ánimo actual y de lo que estoy sintiendo.

¿Qué ha ocurrido en estos días? Aquí ha finalizado el curso escolar y comenzamos con las actividades propias del verano. En nuestro caso las niñas iniciaran mañana el campus de verano en mi horario laboral, igual que el año pasado. Ellas tienen muchas ganas y para mi es lo más cómodo.

Con esa nueva mamá del cole continúo hablando. Quedamos el pasado miércoles para comer juntos y fue muy agradable. Estoy practicando la recomendación de Alegría, “no colocarla en ningún sitio hasta no conocerla”. Probablemente nuestro próximo encuentro sea en su casa y por nuestras conversaciones actuales terminará sin ropa.

No me engaño, no me veo con ella más allá de teniendo encuentros sexuales y ni siquiera los veo con exclusividad. No es que sea algo extraño en estos días pero sí es raro que sea yo quien lo diga.

Continúo pensado lo mismo respecto a Asunta. Está desaparecida pero ni la espero ni la echo de menos. El único futuro que le veo es el de encuentros esporádicos y si eso sale de ella. La vi al final de la semana, estaba con las niñas la saludé con mucha normalidad. La encontré incómoda, cortada, tal vez avergonzada.

Me resultó gracioso, ¿tenemos 15 años?. Habría preferido un no al silencio pero así se dio. No ocurre nada, puedo tener una relación de vecinos/amigos sin ningún problema. No soy el de hace un año y no llego a ese estado por el que pasé.

Como veía que le costaba le hice una broma por whtassap finalizando la semana. Parece que después de eso ya se atreve a cruzar palabras conmigo. Me parece perfecta esta nueva relación que mantenemos, además de que no me roba tranquilidad.

Ámbar está muy bien. Se está recuperando perfectamente de su operación y la próxima semana le darán los resultados de todos sus análisis. Ojalá sean todo lo positivos que yo espero y deseo. Continuamos hablando y compartiendo, no tanto como a mi me gustaría pero es lo que hay. Mis decisiones y mis consecuencias a asumir.

Me comentó ya que había terminado de leer el último libro que le había regalado, El mundo Amarillo. Al parecer se lo habían recomendado varias personas con anterioridad pero había tenido oportunidad de comprarlo, me dio las gracias de nuevo.

Las cosas ocurren cuando llega su momento y para mi, subjetividad total, este era el suyo para ese libro. Hablamos de otro de esa serie, El mundo azul, ama tu caos. Es de mis favoritos, tanto que lo compré en formato físico cuando adquirí el que le había regalado a ella. Le dije que se lo podía prestar y concretamos que se lo llevaría a su casa.

El pasado viernes encontramos el momento y nos vimos en la puerta de la casa de sus padres. Hablamos durante unos minutos con mucha fluidez, mirándonos a los ojos. Me encantó verla. Continúa con su recuperación y la encontré cansada pero muy vital. Se lo dije posteriormente:

—Te encontré muy bien esta mañana, cansada pero muy bien. Con mucha fuerza vital es la forma en que mejor puedo definirlo 🙂 🙂. Me gustó mucho verte.

—Muchísimas gracias 🙂. Sí, es verdad que aún estoy un poquito débil, he recuperado pero aún siento esa flojera en las piernas… Poquito a poco, comiendo bien y descansando bien voy a ponerme divina otra vez 💪 😂 😂

🙂 🙂 🥰 🥰 La verdad es que tengo muchas ganas de vivir y eso es lo que se nota. A mi también me gustó verte. 🙂

—Quieres decir más divina ¿verdad? 🙂🙂  No estoy seguro, tendría que estudiarlo más detenidamente. Creo que es mucho más que ganas de vivir.

Me respondió que le gustaría mucho saber a que me refería y si era capaz de averiguarlo se lo contase. Bromeamos con que le haría llegar un cuestionario para comenzar el análisis.

La realidad es que no los necesito. Ella es muy diferente a su yo pasado, ha crecido un montón y se nota. Ahí es donde está “mi problemón”, no me arrepiento del pasado pero en este momento ya no me veo como su mentor, ahora es un igual.

No estoy enamorado de ella, de ser así no tendría en mente acostarme con otras mujeres, incluía ella. Pero sí que quiero pasar tiempo con ellas, incluyo a su hija. Sí que la veo a futuro.

Tengo que superar este momento, eso es lo primero de mi lista. Soy muy volátil, me reconozco de esa forma y lo que me menos me gustaría es confundir a Ámbar.

Esto me hace recordar una promesa que le había hecho a Ágara años atrás, bueno realmente me la hice a mi mismo. Fue después de nuestro “descanso” más largo, en el que ella inició algo con su actual pareja y yo también tuve pareja. Me prometí que nunca más la dejaría después de que me volvió a aceptar.

No voy a hacer ninguna promesa de ese tipo pero en ese momento, salvando las distancias, reconozco que también estaba atenazado por la soledad. Evidentemente sin nada de lo que ahora sé. No llegaba ni a Troglodita Emocional y eso es decir muy poco sobre alguien. No me ataco, reconozco mi desconocimiento emocional de esa etapa de mi vida.

A Ámbar la sigo echando de menos, mucho. Me obligo, como este fin de semana, a no contactar con ella. No es sano para mi, no estoy listo. Ojo, ni idea de si ella me daría opción a volver a acompañarla pero yo no estoy listo para iniciar nada si se diese el caso. Además no sé si quiero iniciar algo, corrección, sí quiero pero eso es hoy, ¿quién sabe mañana?. Ya he contado que estoy volátil.

El viernes salí con Alegría, ella lo noto y yo lo reconozco, no estoy en mi mejor momento. Nada más vernos me preguntó como me encontraba y yo sonreí después de un tímido bien. Ella lo notó al instante, no le hizo falta mirarme, iba conduciendo,.. “Uy, esa sonrisa… ¿qué pasa?”

Le conté todo lo que he expresado al respecto de Ámbar, al respecto de la otra chica, donde veo final y no continuación,… Respecto a a la primera sabía que no sería una sorpresa para ella. Como hiciera la última vez que nos habíamos visto reconocí lo que ella me había dicho: había sido injusto con ella al juzgarla desde mi plano “superior”. Como he indicado Alegría no se sorprendió ante mis palabras.

Hablamos mucho, aunque puede que no con la suficiente profundidad respecto a mi. Al comienzo de esta entrada, en la conversación que mantuvimos el día siguiente, está recogido.

Esa noche uno de sus comentarios me impactó mucho, puede que sea lo más valioso de ese encuentro para mi aunque no quiero creerlo.

An [Me pongo nombre por primera vez en este diario, utilizaré el que me dio Alegría en su blog], a tu edad y con lo que has crecido, es posible que no te vuelvas a enamorar. Puede que solo encuentres una compañera maravillosa pero no alcances esa profundidad en los sentimientos.

No lo quiero creer, lo reconozco como posibilidad pero me parece muy triste. En fin, es un futuro que no existe y puede que nunca lo haga.

En esta entrada pocos echos y muchas emociones, mucho de mi montaña rusa.

¿Cómo estoy? Triste.

¿Qué voy a hacer? Con Ámbar estarme quietito, con la otra chica,…¿cómo explicarlo? Si no continúo “explorando” significa que estoy enganchado a Ámbar y realmente no lo estoy. Por lo tanto continuaré. Si se da en pocos días puede que me acueste con ella si no puede que le diga adiós ya que actualmente no permito que fluya, no le estoy dando oportunidad para ello.

¿Por qué no lo permito? ¿Qué buena pregunta a salido ahora!.. ¿no es mi tipo?¿Ámbar?¿Demasiado dominante?… Ya veré porqué.

Como dice Alegria: “Muchas veces nuestro subconsciente ya ha decidido aunque no lo sepamos”. Puede que este sea el caso.

En un rato voy a buscar a las niñas, comenzamos semana. Las quiero mucho mis amores, voy a terminar de prepararlo todo.

P.D.1: Son las 18:40, he ido escribiendo esta entrada en varios momentos del día durante el que he hablado un poco con Ámbar. En sus últimos mensajes me ha preguntado por el detonante de mi estado emocional actual. Todavía no sé que responderle.

P.D.2: No sé como me lo pude dejar atrás. Mientras lidiaba con todo todo lo descrito ha pasado por mi cabeza que tal vez no sería mala idea sentarme con Ágara y cerrar todo esto. Cerrado está, me refiero a abrir ventanas para una relación diferente, nada de pareja. Veremos si la idea me sigue rondando. Desde luego cada vez tengo más claro que este cambio interno lo expreso con cambios externos y en mi caso llevo semanas pintando y eliminando huellas del pasado como colores en algunas paredes. ¿Tal vez mi duelo ha finalizado definitivamente después de este tiempo? Lo dicho, tengo que masticarlo más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad