04 de Abril de 2021 – Pudimos y Podemos Ser

23:37.

Pregunta que me hago yo mismo; ¿Qué pasó con Asunta? La tengo idealizada, tengo la impresión de que probablemente, en un futuro, nuestros caminos se encontrarán. También tengo la impresión de que me lo hará pasar mal.

 

Intentaré explicar lo que me ocurre con ella. Siento que tenemos magnetismo, que podría ser algo muy intenso,.. .pero es como una goma que nos acerca, se intensifica, y luego nos aleja. Ahora mismo nos tiene lejos y yo lo agradezco.

Estos dos párrafos pertenecen a mi entrada anterior, posteriormente me referiré a ellos.

Ya tengo un años más, lo hemos pasado muy bien. Las niñas se han divertido y eso es lo importante. Lo celebramos con mi núcleo/familia, ni uno más ni uno menos.

Ese día recogí a mis hijas a las 12:00 y salimos directamente hacia la casa de campo, lugar donde todos nos reuniríamos. El tiempo acompañó por lo que pudimos transcurrir toda la jornada en el exterior. Había quedado con Ágara para devolver las niñas a las 20:00, la realidad es que, una vez cayó la tarde, comenzó a hacer frio y salimos cerca de las 19:00. Llegamos como 15 minutos antes de la hora a la casa de su madre y fue ahí donde las niñas me dieron una nueva lección.

Todo el trayecto lo habíamos realizado hablando animosamente. Al detener el coche me explicaron que en esa zona, donde detuve el coche, habían estado jugando al escondite con su madre. Comencé a despedirme de ellas y me dijeron que de ninguna manera, todavía no era la hora y teníamos que aprovechar esos minutos que nos quedaban. Dicho y hecho, a jugar al escondite….

Fue muy divertido, un digno colofón para ese día y la lección de aprovechar siempre cada segundo.

Después de dejarlas corriendo al súper para dejar la despensa lista, la semana con comenzaría al día siguiente. De ahí a casa, mi único plan era descansar e intentar no pensar en lo ocurrido la noche anterior.

La primera persona en felicitarme por mi cumpleaños, poco antes de las 00:00 de ese día, fue Asunta. Comenzamos a bromear, como de costumbre, y terminamos en una profunda conversación.

—[…] Me pillé por un capullo.—me explicaba ella.

—Lo sé.

—Y ahora mi cabeza está casi, casi, bien.

—Me alegró mucho, lo de un clavo un saca otro clavo no mola.—le dije.

—No.—reafirmó ella.—Pero cuando conectas con alguien y no te hace pensar en el gran capullo, eso creo que es algo positivo.—comenzó.

—Por supuesto   😂 😂 😂. Hace casi un año viniste a casa para ver una peli, bueno, me dejaste plantado, etc, etc, etc (Una desagradable historia…). En ese momento estabas intentado salir de esa relación [de esto me enteré luego] y creo que yo pude ser un intento “de clavo”. Pensamiento mio que nada puede tener que ver con al realidad.

—Vamos por partes  🤦‍♀️ 🤦‍♀️ ¿Intento de clavo?—me preguntó.

—Suena mal, no me refiero a sexual. Quería decir alguien que no te hiciera pensar en la otra persona.—le aclaré.

—Yo pensaba felicitarte y ya pero esto va para largo… voy a cargar el teléfono.—me respondió.

—Oye, no te reclamo nada. No lo entiendas por donde no es. No tengo ningún problema con la forma en que se dieron las cosas. Solo es algo que quería confirmar.—Es cierto, quería saber si las cosas se habían dado tal como yo había montado en mi cabeza después de tanto tiempo.

—¿Confirmar?.—Preguntó ella

—Que ocurrió como te he dicho, más o menos.—Le respondí.

—No, yo no buscaba eso. Actualmente sigo igual que hace un año. Realmente a mi me ha apetecido decirte un montón de veces de tomarnos un vinito y hablar 🤷‍♀️ 🤷‍♀️. Cuando cogemos el whatssap le pegamos fuego 🤦‍♀️🤦‍♀️.—me explicó.

—A ver Asunta, tú y yo tenemos mucho magnetismo, eso no lo podemos negar. En su momento yo fui muy sincero contigo, con lo que había pensado, todas las etapas que pasé, porque no es que me despistarás era lo siguiente. Te dije que me gustabas mucho… Luego tú misma me lo dijiste, estabas en algo de lo que no podías salir… Lo entendí, era algo que tenías que resolver y sólo tú podías hacerlo. Y la vida continuó jeje. Oye, gracias por expresar que te habría gustado quedar, sé que no te resulta fácil hacerlo. Actualmente, por lo que sé, estás “sanando” de esa situación.

—Y tanto que siguió la vida jajaja. Creo que ese ciclo ya está cerrado, logré salir. Me está costando expresar el porque no me he decidido a quedar contigo 🤦‍♀️🤦‍♀️ . Es cierto que existe mucho magnetismo… El primer hombre que veo por las mañanas 🤦‍♀️🤦‍♀️—la semana que estamos con nuestras respectivas hijas solemos cruzarnos mientras ella saca a sus perras y yo salgo con las niñas para dejarlas en el cole. Algunas días, por nuestras conversaciones, eramos la última persona con la que hablamos y la primera con la que nos cruzamos al día siguiente.—No ha sido mi intención jugar al despiste, es más, soy demasiado directa con lo que pienso… Pero no sé que me ha pasado contigo.—continuó ella.

Ese último mensaje se produjo a las 02:10 am y ahí terminó. Fue a la mañana siguiente, antes de ir a buscar a las niñas para ir a la casa de campo, cuando continuamos.

—[Creo que ya he cerrado ese ciclo] Me alegro mucho por ti. Tú misma decías que no te hacía bien. —le respondí a ese mensaje de la noche anterior.

—Cuando alguien es tóxico en tu vida, hasta que no te das cuenta no evolucionas.—fue su respuesta.

—Bueno, la realidad es el momento en el que estamos. Reconozco que sigo pensando igual respecto a ti pero estoy iniciando algo con otra persona y yo no voy a jugar con nadie. Es más, esta conversación me va a traer más de un dolor de cabeza.

—No, tranquilo… ningún dolor de cabeza. Esta conversación no ha existido. 🤣

—Para mi, con mi forma de pensar, no es tan fácil. Pero bueno, es algo que me toca resolver a mi. Por otro lado me alegro de haberla tenido y de confirmar que no estoy loco…

—Le dije.

🤫 🤫 🤫 Bórralo y ya no lo lees más 😅

—Gracias por intentar expresar las razones para no quedar conmigo.—continué.

—Anoche me bloqueé. Es más, cuando te veo me pasa algunas veces y eso no es normal en mi.😂 😂

Voy a ser muy sincero contigo y espero que no malinterpretes mis palabras. En esta nueva etapa de mi vida y desde que comenzamos esperar por el camión de la basura juntos comencé a pensar que ambos podíamos ser muy importantes en la vida del otro, me refiero en todos los aspectos. Me pillé mucho por ti. Luego ibas y venías hasta que por fin entendí en que situación estabas, luchando para salir de ella. Te trasladé a un plano de amigos, vale, nuestra relación es “juguetona”. Para mi eras peligrosa si continuabas en el otro plano.

Yo creo que pudimos y podemos ser importantes. Mi cabeza te lo agradece un montón.—Me respondió.

—Ahora me ocurren dos cosas. Estoy iniciando algo por lo que siento curiosidad y a ti te tengo miedo porque me puedes liar a lo bestia. En su momento te idealicé, siendo consciente de que nadie es perfecto y de que realmente no hemos compartido como para conocernos. Sigo viéndote igual en muchos aspectos.

—Te pillaste 😱, claro te volvía loco por las noches 🤦‍♀️🤦‍♀️. Normal que te pilles un mosqueo (déjalo en eso). Disfruta tu nueva etapa… yo seguiré aquí como siempre. 😘 😘

La conversación continúo pero ya con otro tono. Posteriormente hemos hablado, como siempre, pero sin entrar en este tema de nuevo. Incluso nos hemos cruzado en la calle, intercambiando varias palabras.

Mentiría si dijese que no he vuelto a leer la conversación, si dijese que no me he debatido o me debato sobre que hacer. Mentiría si dijese que lo sé.

No es justo para Ámbar, no es justo para mi…. No lo es para nadie. Me ha revuelto y no sé como reaccionar. Por el momento dejo que todo continúe, como si nada hubiese ocurrido, pero me conozco y la cosa que más me repito es que si dudo no es con Ámbar y eso me las intesifica.

Hoy he encontrado paz al realizar una práctica de yoga, con eso pasé parte de la tarde, luego ya con mis hijas. Mientras les leía el cuento Alba me pedía que la acompañase en su cama hasta que se durmiese.

Esa paz la ha “roto” Aroha, comenzó a llorar. Me cambié de cama y hemos estado hablando. Aquí han dejado de importar Ámbar, Asunta o yo mismo.

Sabía que Aroha había sufrido terrores nocturnos en casa de su madre y eso la había devuelto a dormir a la misma habitación que su hermana y el hijo de la pareja de Ágara cuando dormía allí. La niña me dijo que quería estar con su madre, después de “escarbar” un poco terminó diciéndome que lo pasaba muy mal cuando Ágara o yo nos íbamos a tirar la basura y ella se quedaba sola en casa. Aquí, en casa, esa situación se ha dado muy poco y creo que en la de su madre tampoco es algo habitual. Intenté profundizar más, sin ser invasivo, pero no me dejó llegar más lejos. Le pregunté si eso se lo había dicho a su madre y me respondió que no. Me cuesta creer que no hable con su madre y quiero pensar que a mi me cuenta algunas cosas y a su madre otras.

Voy a intentar dormir, intentaré continuar mañana o pasado. Buenas noches mis amores. Ahora subo para ver que tal está

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad