02 de Abril de 2021

22:11.- Semana Santa, mañana cumplo 44 años, ayer se cumplieron 2 de mi separación. ¿Semana de celebraciones? Sí, sin duda. ¿Estado de ánimo? Alto. ¿Estado físico? Bueno, nivel de cansancio muy alto. ¿Situación sentimental? (La responderé como no se debe, con otra pregunta) ¿En pareja?.

No, no lo dejaré como una pregunta. Continúo conociendo a Ámbar, actualmente es mi pareja en todos los sentidos. Lo mantenemos como algo privado pero no lo escondemos. Últimamente nuestros encuentros son básicamente sexuales. Voy a hacer algunos matices: compartimos mucha comunicación, muchas bromas, risas, confidencias, caricias, ternura y finalmente mucha piel.

Esta semana estoy sin las niñas. Según el acuerdo judicial me correspondería la mitad de la semana pero me parecía una putada para Ágara. De aplicarlo ella sólo habría estado con las niñas 4 días en 3 semanas. No lo desearía para mi por lo que sólo he solicité la tarde del martes, la cual ella trabaja, y el día de mañana, mi cumpleaños. Las disfrutaré de 12:00 a 20:00, pasaremos el día con el resto de la familia. No me ha puesto pegas al respecto, tampoco las esperaba.

Creo que es momento para hacer balance de algunas cosas. No sé si denominarlo como el punto más importante pero desde luego sí que fue el punto de inflexión; 2 años de separación.

Soy muy diferente, ayer mismo lo hablaba con mis hermanos. No hay color entre el troglodita actual y el que inició este diario hace casi 2 años. He aprendido mucho y lo continúo haciendo. Muchas gracias por “el empujón”.

La última enseñanza que he recibido me la regaló Ámbar, aunque ella no lo sabe. La semana pasada merendamos en su casa, merienda de niñas, rol de padres para nosotros. Su hogar, guardando las distancias, se podría asemejar con el «sótano» en el que Ágara metió a las niñas. Repito, guardando las distancias, la casa de Ámbar supera ese espacio, a mis ojos, por mucho. Pero bueno, en ocasiones las circunstancias obligan y eso no es malo para los niños si estos son felices. Mis hijas no fueron infelices allí por lo que ahí queda esa lección.

Muy diferente, mucho más abierto de mente, seguro de que mi verdad no es absoluta y ni mucho menos el único camino válido. Sin dudas de que me equivoco y me equivocaré pero aceptándome con esos errores y reconociéndolos como propios. Orgulloso de mi y de mis imperfecciones.

Soy todo eso, no sé si lo era antes pero lo que me empujó a sacarlo o a desenterrarlo fue ese momento de hace dos años.

¿Gracias? Sí, aunque nunca se las daré a ella. (Ya he dicho que tenía imperfecciones, Orgullo).

Ayer lo hablaba con mi vecino. En su caso, también separado, y en el mío vemos todo lo ocurrido como un favor pero por el que nunca mostraremos gratitud a nuestras respectivas exparejas.

Todavía me duelen algunas cosas: el engaño, la infidelidad,.. No son fáciles de dejar atrás. En realidad, si lo pienso, no es exactamente eso. Se trata de algo más profundo, me molesta su fuerza…. Miento, me molesta que no tuviese esa fuerza conmigo. Me alegro de que la tenga pero que no fuese capaz de alcanzarla conmigo…. Ahí es donde su relación actual duele, me recuerda que no fue capaz conmigo y de esto probablemente me culpo todavía.

Como todos los días ayer hablé con las niñas. Alba cambió de la cámara frontal a la trasera y fue en busca de su hermana, se encontraba en dormitorio de su madre. Allí estaba ella, en la cama, con su indumentaria “no-sexy” habitual de invierno, en frente y sentado estaba él. Fue sólo un instante pero algo que me sobró ver. No por ellos, por lo comentado en el párrafo anterior y porque me sobra su vida en la mía.

Como me dijo mi hermana quedan cosas por perdonarme. No sé cuando lo haré, ni siquiera si lo lograré. Mi evolución en este sentido ha sido grande pero aún me falta.

Muestra relación es inexistente y en este sentido muy cordial: “Para mi no existes, no me jodas, no estés delante de mi y todo va a ir genial”. Por el momento no deseo ningún cambio al respecto. ¿Estoy en mi zona de confort? Puede ser.

44 años de existencia y tengo la sensación de que comienzo a vivir. Me resulta curioso la verdad. Sí, por supuesto que he vivido estos años atrás. Todo lo logrado está ahí para atestiguarlo, material y no material. Mis hijas lo principal, aunque esto no es necesario decirlo. Realmente veo de forma positiva tener esta impresión de que comienzo a vivir, le da mucha más intensidad a todo. Asunta compartió una imagen hace poco, contenía un texto que decía “Corazón loco”. Le respondí que sólo tenía dos opciones: encerrarlo o dejarlo libre.

—Siempre libre— me respondió.

Pienso igual. —Aunque duela— le dije.

Así siento la vida. Estamos aquí para sentir, bueno o malo, pero con la seguridad de que siempre nos levantaremos y continuaremos.

Esta semana he tenido que recordarme que no soy responsable de los sentimientos de los demás. Ámbar está con los pies en la tierra pero “loquita por mi” (palabras textuales suyas). Me lo preguntó directamente, entre bromas pero como ella misma reconoció “pregunta incómoda”. Me dio la salida diciendo que sentía chispitas. Fui sincero: “Si continúo contigo es porque las siento pero no estoy loquito por ti”.

No estoy enamorado de ella, no se lo he dicho directamente pero ella lo sabe. ¿Lo podré estar? Ni idea. ¿Lo está ella? Esta muy ilusionada, no sé si enamorada.

Pregunta que me hago yo mismo; ¿Qué pasó con Asunta? La tengo idealizada, tengo la impresión de que probablemente, en un futuro, nuestros caminos se encontrarán. También tengo la impresión de que me lo hará pasar mal.

Intentaré explicar lo que me ocurre con ella. Siento que tenemos magnetismo, que podría ser algo muy intenso,.. .pero es como una goma que nos acerca, se intensifica, y luego nos aleja. Ahora mismo nos tiene lejos y yo lo agradezco.

Mi presente es Ámbar, estoy bien con la conexión que tenemos, actualmente 70% sexual 30% emocional. Me lo paso muy bien en la cama con ella y quiero continuar descubriéndonos en ese campo.

44 años y hablo de esto. Soy muy afortunado, mis necesidades están cubiertas por lo que me lo puedo permitir y me permite profundizar en estos aspectos de mi yo. Ya lo escribí hace mucho, todas estas experiencias me permiten conocerme y continuar evolucionando. Nunca dejaré el troglodita atrás porque no hay límite de crecimiento, siempre estaré un paso por detrás del siguiente.

Mañana celebraremos mi día en la casa de campo y será genial. Con suerte Ámbar me sorprenderá y pasará la noche conmigo, si no se da tampoco pasará nada pero tengo esa impresión, que no expectativa. Lo que más ilusión me hace es pasarlo con las niñas.

Estoy cansado, falta de sueño, el ritmo físico impuesto y en parte Ámbar tienen mucho que ver en esto. Lo dejo por aquí.

Buenas noches mis amores. Las quiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad