23 de Noviembre de 2020 – ¿Me escondo?

22:34.

—¿Por qué se separaron mamá y tú?—preguntó mi hija.

—¿Para qué quieres saber eso cariño?.

—No sé pero quiero conocer las razones.—insistió.

—…Pregúntale a tu madre a ver que te dice.—respondí con un largo silencia al principio.

—Pero….

En ese momento llegábamos ayer a casa, un par de horas antes de que Ágara viniese a recogerlas. Teníamos mucho que preparar por lo que esa conversación quedó en ese punto. Me sentí aliviado por no tener que continuarla pero la realidad es que hoy ya no lo he estado tanto.

Quien preguntaba era Alba. Sí, la niña de 6 años, la luz de mi vida que, además de todo lo bonito que podría decir, es muy, pero que muy lista.

Hoy he salido a correr y mientras lo hacía he repasado esa conversación. La verdad es que me arrepiento de mi respuesta. Me he escondido al no querer darle una respuesta. Hoy la he encontrado y no, no era fácil… “—Nos separamos porque tu madre dejó de amarme.”

Duro de decir, de verbarlizar, pero esa es la verdad.

Mañana pasarán la tarde conmigo y no me esconderé. Hablaré con ella e intentaré explicárselo. Probablemente me enseñe algo, ella es luz en todos los sentidos.

Me acabo de dar cuenta que hace dos semanas de la última vez que escribí. Han sido muy buenas, no las puedo describir de otra forma. Continúo compartido tiempo con Akela, el día 14 salimos en la mañana para visitar el Bentayga. Fue un día genial, hemos reído mucho. Finalizamos en casa viendo la película “Nuestros amates” acompañados por unos mojitos. Nos despedimos el domingo por la mañana.

No hemos vuelto a coincidir desde ese día. Lo intenté el siguiente miércoles pero tenía cosas pendientes y no podía ser. También este último sábado, las niñas decidieron dormir con mis padres, pero tampoco. En definitiva, he llegado a pensar que había ocurrido algo, que se había producido algún cambio.

Sé que algo que algo le preocupa. Le da muchas vueltas a la cabeza, reconocido por ella misma. Hemos quedado el próximo miércoles y no sé si debería indagar en sus preocupaciones. Conociéndome probablemente lo haga.

Tengo claro que sólo soy responsable de mis sentimientos pero reconozco que comienzo a tener “miedo” de que ella pueda sentir algo más por mi. Me repito que no tengo ni idea de a donde va todo esto ni lo que ocurrirá pero al mismo tiempo estoy hablando con una vecina que tiene una hija de la edad de Alba y comparten clase en el cole. Esta chica me atrae bastante.

No estoy engañando a Akela pero dada esta nueva situación siento que la utilizo, “Me lo paso bien contigo y en lo que aparece algo mejor…”. No quiero dar una idea equivocada, Akela es muy inteligente, atractiva, guapa,… Me gusta, nos estamos conociendo y la verdad es que me resulta atractiva pero por el momento no siento más por ella y no estoy por cerrar ninguna otra puerta. Ojo, con ella tengo un acuerdo respecto al sexo con otras personas y eso no va a cambiar.

Ni yo me entiendo, no me veo pero por otro lado sí que me he visto pasando las fiestas navideñas con ella. En fin, el tiempo dirá. Mientras sea sincero todo debería ir bien.

La semana con las niñas ha sido muy buena. Pese a tener que pasar mucho tiempo ayudando a Aroha en la preparación de exámenes hemos tenido tiempo para muchas otras cosas: visita al dentista, encargar gafas nuevas para ambas, realizar un pequeño taller infantil en el barrio, familia a tope,… Es cierto que Ágara sólo las tuvo la tarde del miércoles, este viernes era mio y eso nos proporcionó una tarde extra.

Incluso en ese sentido estoy contento ya que la próxima semana que las niñas estén conmigo si estaré parte del viernes con ella. No hay clases por lo que la mañana la pasarán conmigo y la tarde sí estarán con su madre. Me han cuadrado bien las fechas.

He tomado un café con la chica que se escondía, la he conocido finalmente. Ha estado bien, habla bastante pero la realidad es que yo tampoco me quedo corto en ese aspecto. Repetiremos pero para mi es solo una amiga. No me atrae y eso ya lo sabía antes de quedar para este café. Ya era solo una amiga antes y ella lo sabe.

Estoy hablando con mi vecina en este momento. Son conversaciones muy interesantes sobre crecimiento y educación, en paralelo nos vamos conociendo. Siento curiosidad pero ya veremos.

Lo principal de esta entrada era transmitirles lo que había sentido al respecto de la pregunta de Alba, darme cuenta de que me había escondido.

Al imaginarme respondiendo la pregunta se creo un nudo en mi garganta. Ya lo dije antes, difícil de verbalizar. Creo que lo continúo viendo como un fracaso.

Es curioso, mi hermana me preguntó el sábado si retomaría la terapia, si consideraba que la necesitaba. Mi respuesta fue que por el momento no, que me encontraba bien. En este momento, nuevamente con el nudo en la garganta, no lo veo tan claro. Tal vez debería hablar con Alicia a ver que opina al respecto, tanto de mi reacción como de la pregunta de la niña.

Lo dejo por aquí. Buenas noches mis amores. Hasta mañana viditas mías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad