05 de Agosto de 2020 – ¿Perdidos?

09:25. Sentirte perdido y encontrar el camino es una sensación maravillosa. Darte cuenta de que conocías el camino pero aún así no eres capaz de seguirlo es frustrante. Es como estar a milímetros de alcanzar algo que deseas mucho con la punta de los dedos y comprobar que no lo puedes tocar por ser incapaz de soltar el ancla que sujetas con la otra mano.

Esta mañana me he levantado con la entrada del blog de Alegría, mi linda Purpurina. Mientras conducía al trabajo pensaba en nuestra idéntica forma de sentir. Sin embargo entre nosotros no ocurre ¿Por qué?.

Es algo que llevo pensando desde el sábado pasado, después de la conversación que mantuve con Asunta.

Vale, necesito hacer un parón aquí. Creo que mis últimas entradas pueden parecer el diario de “un cazador”, hablando de esta y de la otra chica. La parte que más inestabilidad trae a mi vida ahora mismo es mi forma de relacionarme con el otro sexo. Me estoy conociendo mucho en este sentido y a la vez creciendo. Ellas son, ahora mismo, las que están propiciando el cambio en mi. Continúo…

Digamos que he intentado tener el cierre que buscaba con ella. La realidad es que no he podido cerrar nada pero sí he logrado desconectar, en gran parte, mi generador de expectativas con ella. Curiosamente después de eso hablamos mucho más pero para mi está resultando mucho más sano.

Con Alegría no está desconectado por completo. No lo negaré, me atrae, pero es fácil apartarlo para poder continuar disfrutando de lo que tenemos ahora.

Hace un rato he hablado con ella sobre lo que su última entrada [En Pro del cambio 04/08/20] me había generado y la conclusión a la que finalmente llegué:

—Llevo rato pensando en ti, o en mi que para esto es lo mismo. La última entrada de tu blog… Nuestra forma de sentir es exactamente la misma y estamos en un momento similar. […] Tengo una pregunta para ti ¿Qué sientes cuando estás conmigo?. (La pregunta no tiene trampa).

—Siento que somos la bomba juntos. Que podemos sentirnos sin piel. Sabemos que no nos juzgamos y eso hace que la mejor de las comunicaciones. Por momentos siento atracción, pero luego recuerdo quién eres, el momento en el que estás y apago esa parte de mi. Eso me permite disfrutar de ti en esencia pura. Es mucho más de lo que hubiera pedido encontrar.—fue su respuesta.

—Verás… Lo he pensado esta mañana. Ambos estamos apagando esa parte y ese es nuestro error, solo lo hacemos entre nosotros. ¿Cómo sería la relación con el otro sexo si inicialmente lo tuviésemos apagado? Estaríamos sin expectativas. Creo que esa es la forma de hacerlo, el resto irá surgiendo, despertando.

—Es una forma de fluir, puede que sea la poción alquimista más codiciada.—concluyó ella.

Mi relación con las mujeres es la que es y no me gusta, complico lo que debería ser mucho más fácil y eso me hace sufrir. Lo sé, son una mierda de problemas frente a los de muchas otras personas pero esto es lo que me remueve ahora.

Fue Arantxa la que se ocupó de colocarme en mi sitio hace un par de días:

11:03. Hablamos de las últimas novedades en nuestras vidas y la conversación nos llevó a que le pidiese su visión sobre mi forma de vivir todas estas situaciones.

En esta ocasión ha sido bastante dura. No digo que no tuviese razón en partes de lo que me ha dicho pero en otras ha errado, además de que hizo una generalización a todos los aspectos de mi vida de algo que es muy puntual.

Cuando hablaba con ella me llegué a definir como inestable e incluso un caos en los aspectos emocionales respecto a mis relaciones. Ella llevó ese caos a todos los aspectos de mi vida y como eso podía incluso afectar a mis hijas. Buscaba mostrarme quien soy de verdad y que tengo que vivir. Creo que, para ella, aún continúo detenido en lo ocurrido con mi ruptura y eso le es lo que le hace creer que no me permite fluir.

Le fui aclarando varios puntos de lo que me había comentado:

Soy estable, adulto y responsable. Evidentemente no quiero que mis hijas terminen con alguien que las haga sufrir pero ojalá encuentren a una persona con el nivel de implicación y compromiso que yo doy en una relación.

Actualmente me defino como no estable y como un caos en un único aspecto, mi relación con algunas chicas. El problema lo tengo con el nivel de compromiso. Lo aplico desde el principio y no procede, no lo sé hacer de otra forma. Eso me lo hace pasar mal en ocasiones. Sé la teoría, la tengo clarísima, y estoy comenzando a aplicarla o por lo menos lo estoy intentando.

Como te he dicho busco fluir en ese sentido, sin meter ese compromiso que no toca pero que yo si veo.

Respecto a la terapia no necesito que me arreglen, necesito conocerme más, saber el porqué de mi forma de sentir y pensar. Me acepto pero no quiere decir que no vea la posibilidad de mejora. Para eso tengo que conocer la raíz y luego proceder al cambio, no sé si la terapia es el camino pero es el único que conozco.

Para mi una pareja está para acompañarme, aconsejarme, enseñarme,.. pero de ninguna forma para reconstruirme. Eso es cosa mía, de otra manera sería dependiente de esa persona. Por supuesto también tiene que hundirme en la miseria si es lo que necesito. Tú eres sincera y directa, si creces que necesito un palo me lo darás, para hacerme ver, pero variar el rumbo y encontrar el camino solo puedo hacerlo yo.

El tiempo es corto, estoy bien pero reconozco que a veces me gustaría tener con quien compartir. Por suerte mi círculo cada vez es más amplio y encuentro personas con las que puedo hacerlo sin que sean mi pareja. Tú estas entre ellas desde hace mucho, fuiste de las primeras.

No necesito a una mujer para ninguna tarea, de eso ya me ocupaba y me ocupo ahora. Evidentemente el sexo acompañado es mucho más divertido pero no necesito que sea mi pareja, aunque lo prefiero.

Sé quien soy Arantxa, aunque por momentos no lo vea. Quiero ser mejor y este tema me pesa en cierta forma. No me permite centrarme en otros aspectos para mejorar. Tal vez sea la razón de la urgencia por superar/mejorar esta forma de hacer las cosas que tengo.

A veces me veo como un adolescente en los aspectos del sentir. Puede que, guardando las distancias, sea así. Tal vez, al comenzar tan pronto con mi ex, me faltó aprendizaje al respecto y me toca hacerlo ahora.

Valoro todo lo que me has dicho pero creo que has generalizado a la totalidad de mi vida cuando se trata de un aspecto muy concreto. En el resto de mi vida me considero muy, muy, muy bueno. Sí, todo se puede mejorar pero yo me veo bien (aunque parezca un engreído). Imagina como me siento al verme de esta forma, es genial. Solo tengo que pulir lo que estamos hablando para poder seguir de una forma más serena y sana.

Volviendo a mis hijas, no quiero alguien que sistemáticamente sienta como lo hago yo en este momento, dando bandazos con las chicas (bandazos en mi mente porque realmente no tengo nada.)

Estoy en ese cambio y por suerte mis hijas no lo ven y espero que no lo vean nunca. Esta es otra razón por la que es importante. Tú lo has sabido ver aunque de forma general y no puntual como realmente es.”

En definitiva, he estado perdido. Ahora conozco el camino y creo que comienzo a soltarme, a dejar atrás ese ancla, para dirigirme hacia el objetivo y permitirme alcanzarlo.

¿Cómo me encuentro? En general bien, muy bien después de estos días. Con momentos de desagrados puntuales con Ágara. He estado revisando las entradas del comienzo del blog, algunas cosas han sido duras de recordar. No digo que fuese la razón pero desde luego a ayudado a que sintiera asco cuando la he visto.

Por otro lado me he visto con las ganas y la motivación de continuar con pequeños y grandes cambios en casa. Incluso he comprado copas para cocktail. Puede parecer una tontería pero no; las copas de vino las compré para mi primera cena con Anabel, las de cocktail son para quedar con amigos, “la culpable” es Alegría que probablemente venga a casa el viernes.

Son pequeños gestos que me demuestran que continúo avanzando y es muy agradable sentirlo de esta forma.

¿Qué me propongo? Ser, simplemente ser. Permitirme fluir con las personas/chicas que me cruce. Intentar no tener expectativas de ningún tipo. Es mucho más sencillo así.

Con Asunta he ganado mucho en ese sentido. También tonteo desde hace tiempo con una chica que no se quiere mostrar. Pienso que de ahí no saldrá nada, es lo mismo que no tener expectativas, y eso lo hace muy fácil con ella.

Por fin he visto la película que me recomendó Arantza hace mucho, “Come, Reza, Ama”. Le tenía cierto miedo después de ver el trailer. No me apetecía ver una mujer que huye de su relación y le termina saliendo bien, eso era lo que imaginaba. La realidad es que nada tiene que ver son eso. Puede que sea mi camino, el de Ágara y el de todos en general.

Gracias Arantza, tendría que haberla visto hace mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad