13 de Julio de 2020

12:13. Esta entrada, iniciada el día 10, está resultando difícil de escribir. Intentaré continuar justo donde lo dejé el pasado sábado 11.

Mi Guadiana particular, la amiga de mi hermana, ha vuelto a desaparecer. Habíamos hablado de la posibilidad de tomarnos un café después de mi sesión de terapia. Mi idea era tener un pequeño contacto antes de la cena prevista para el sábado. Ya desde el lunes dejé de saber de ella. Al salir de la consulta la llamé por teléfono pero no hubo respuesta, en cierta forma tampoco la esperaba.

Le envié un audio segundos después. Le decía que no sabía muy bien lo que ocurría o si bien había vuelto a desaparecer.

No recibí respuesta durante toda la tarde/noche. Hablé con mi hermana y me dio a entender que esa era su forma de actuar cuando se asustaba. “Tiré la toalla” decepcionado por mi. Bueno, a otra cosa…, contacté con la compañera de piso de Alegría. ¿Despecho? No, la verdad es que no. Además, con esta chica sé a lo que voy.

Al día siguiente recibí respuesta de ambas; con la compañera de Alegría una conversación tranquila, con el Guadiana disculpas y explicaciones de lo ocurrido. Al parecer se había comenzado a desarrollar una situación familiar de la que ya me había hablado tiempo atrás y se había visto absorbida por ella. Lo único que le pude decir fue que lo entendía y que esperaba se resolviese de la mejor forma posible.

Interiormente daba por perdida la cena prevista para el sábado y me decidí a que si se tenía que producir saliese de ella el proponer continuar. Eso no ocurrió.

Con la amiga de Alegría he continado hablando pero si había alguna posibilidad de vernos para tomar algo quedó truncada por una afección de Alegría compatible con los síntomas de Covid-19. Ambas han pasado a estar aisladas en casa hasta recibir los resultados del test PCR. Fue negativo pero el resultado llegó “tarde”.

He pasado un buen fin de semana. Me he visto con algún momento de bajón, continúo aceptado mi soledad. En este caso fue Alegría la que, sin saberlo, me “rescató” por dos veces. El sábado me levanté con un mensaje que me había enviado durante la madrugada:

Sé que son horas intempestivas pero he tenido un rato para leer tu blog. Estoy muy orgullosa de como has ido afrontándolo todo estos meses. De como ha cambiado tu percepción de ver a las personas dándoles no solo el beneficio de la duda, sino de la diferencia. Ese beneficio que te hace comprender que otros tiene el derecho a ser diferentes a ti y seguir teniendo razones tan válidas como las tuyas.

Te estás haciendo grande y como diría Chojin: ‘Todo se reduce a aceptar que somos dualidad, y hasta que no lo asumes es normal que te frustres…’

Tú cada día tienes menos frustración y eso es gracias a que estás creciendo. […]

Para mi, viniendo de ella, esas palabras son mucho y así se lo he transmitido.

Pasé un muy buen sábado con deporte y familia en la casa de campo. También me acompañó Marta Salvat con un audiolibro que me había recomendado mi hermana. Ahora soy yo quien se lo recomiendo a ustedes:

El domingo por la mañana se me hizo más presente la soledad. Cuando me di cuenta reía compadeciéndome de mi mismo al buscar actividad para escapar de mis pensamientos. Había comenzado bien el día, incluso le había respondido a Alegría un mensaje, que no había visto, de una conversación que habíamos mantenido por la noche.

—Bueno ha sido un gran día.

—Y ahora comienza otro, espero.—respondí.

Varias horas después, mientras me regodeaba con la canción Grita de Jarabe de Palo en versión acústica recibí su respuesta:

—Me encanta tu actitud. Me recuerda mucho a la mía cuando estoy “en la copa del árbol”.

—Bueno de momento comienzo con la canción Grita de Jarabe de Palo. A ver como voy avanzando. Ya te he dicho que nos parecemos mucho 😂 😂.

—Está bien, eres mi espejo directo y ¿sabes lo mejor de todo?. Te admiro así que 😎 😎.

A partir de ahí afronté el día de otra forma.

Tenía cita para continuar con el Tattoo por lo que otras 3 horas de aguja. Una vez finalizado continúe con los deberes de Arantza y me fui a comer solo a una terraza.

Ya en casa terminé de organizar un poco la casa y consulté con Ágara la hora para recoger a las niñas y cuales serían sus tardes para esa semana. Creo que lo mejor es poner las capturas de la conversación:

 

Eso de que su madre es una prioridad en mi semana… ¿desde cuándo es responsabilidad mía su conciliación?. Entiendo que su trabajo la limite a miércoles y viernes por la tarde pero eso no puede significar que yo siempre inicie el fin de semana con ellas el viernes a partir de las 20:00, con las limitaciones que eso supone de cara a algún viaje o estancia donde nos pueda apetecer.

Cuando salí de casa, en busca de las niñas, mi mente intentó varias veces llevarme a discusiones con ella al respecto del viernes y cortarme los fines de semana con las niñas. Por suerte Ho’oponopono vino a mi ayuda con su mantra y pude cortarlo rápidamente cada vez que se presentaba uno de ellos. Estaba contento por la facilidad con la que los lograba cortar.

Ahora ya estoy con las niñas, bueno ellas en el campus de verano y yo en el trabajo. Todo está en su sitio, al menos lo verdaderamente importante.

Por aquí lo dejo. Hasta dentro de un rato mis viditas. Las quiero.

P.D.: Lo había olvidado. El viernes le envié un mensaje a la amiga de mi hermana, “el Guadiana”, para saber como iba la situación que estaba atravesando. Quedó sin respuesta. También le pregunté a Asunta como iba ella, me respondió que mejorando. Me despedía deseándole un buen fin de semana. En cierta forma fue un adiós más profundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad