17 de Mayo de 2020

10:21. Día especial, cumpleaños de mi hermano. Día diferente, no va a ser una celebración como la de años anteriores. Parece que en esta familia se tiene que tener mucho ojo cuando se acercan los cumpleaños. Mi hermano está iniciando su proceso de separación.

Evidentemente me trae muchos recuerdos y sensaciones del mio propio. No es la misma situación pero no por eso duele menos. Al menos, gracias a lo vivido, creo que puedo serle de ayuda. De momento con arroparlo es suficiente.

Respecto a mi, mi montaña rusa, mi estado emocional, “mi globo”,… por fin bajó. Llevaba mucho tiempo en un subidón y ya ha tocado regresar. Pasé un día complicado del que inicialmente intente esconderme pero no me quedó mas remedio que asumir que tendría que “limpiar”. Quería utilizar mi herramienta favorita para esto, lágrima y pluma. La situación de mi hermano lo ha pospuesto, no sé hasta cuando, no sé si finalmente será necesario hacerlo.

Si con la profesora de Educación Física ya había optado por enfriar la situación ahora hemos avanzado en cerrar esa puerta. Al poco tiempo de la entrada anterior contactó conmigo para indicarme que, en su percepción, más que relajar había enfriado por completo la relación que manteníamos. No me ha pillado en un buen momento y reconozco que he sido “borde” con ella. Le he dicho que no podía pensar en toda esa situación, no podía pensar en nada de eso. Ante esta respuesta ella cerró la puerta, nos despedimos con un cuídate y fin.

Fin pensé yo, a los dos días me envió un vídeo con el que me pedía disculpas, me descolocó por completo. Le respondí que me disculpase a mi, no merecía mi respuesta anterior y tampoco ella tenía porque disculparse. Cada uno había dado lo que le había nacido y cada uno demandaba lo que consideraba, posiblemente no estábamos en el mismo momento.

He conocido físicamente a mi “espejo directo” según Marta Salvat. Alegría pasó por un mal momento metal/emocional y recurrió a mi. Terminamos quedando y aprovechando la desescalada salimos a dar un paseo. Ninguna expectativa, la llamo amiga.

Me sorprendió con un regalo. El libro de El Principito con una dedicatoria:

Para [Mi Nombre].

Porque los buenos aprendizajes nunca tienen tiempo fijado. Gracias por mil noches de charla y futuras ayudas.

Un beso. Alegría 13/05/20

Compartimos varias horas de charla, de confirmación que éramos tal y como nos habíamos mostrado y lo parecidos que eramos en multitud de aspectos. Hablamos de nuestras vidas presentes y pasado (el futuro no existe y nadie lo conoce).

Sólo me hizo una pregunta y me solicitó que fuese sincero, aunque luego lo retiró:

—… sé que serás sincero… ¿Qué fue lo que te faltó conmigo?

—Nada Alegría.

—¿Y por qué continuaste buscando en la aplicación mientras hablabas conmigo?

Creo que lo he indicado anteriormente pero es necesario recordarlo en este momento. Mientras la iba conociendo en la distancia continuaba visitando la aplicación y la fui encontrando con otros perfiles. Era como un juego encontrarla y, por sus descripciones, descubrir que era ella e indicárselo. Sin reproches, sin nada de eso.

Yo le respondí con una pregunta que creo la descolocó:

—¿Por qué seguías tú con otros perfiles?—dudó un momento, según mi percepción, y yo continué.—Los dos sabíamos donde estábamos, conociéndonos, pero no teníamos nada y no había razón para cerrar ninguna puerta. Yo lo entendí de esa manera y al ir encontrándote interpreté que tú también. Pensamos de forma muy parecida Alegría.

Ambos nos reímos, la verdad es que fueron unas horas muy agradables.

Le resultó muy curioso comprobar que conmigo tenía mucha más confianza y libertad para hablar que con el chico con el que está iniciando “algo”. Yo le fui sincero, ya lo he escrito antes:

—Eres una de las 3 personas con la que hablo con completa libertad, sin ningún tipo de filtro.

Continuamos en contacto, fue la primera persona que supo de mi bajón emocional y ahí ha estado. Sin presiones, cuando hemos podido. Lo repito, la llamo amiga y es agradable hacerlo.

Esa noche recibí un nuevo mensaje de la profesora de Educación Física, me preguntaba como estaba. Hablamos sobre nuestros planes para el fin de semana, nada más. No ha vuelto a contactar y a mi no se me ha pasado por la cabeza hacerlo.

Miento, cuando mi montaña rusa cayó en picado sí que lo pensé pero no me permití hacerlo. Y aquí llega la primera revelación: ¿Razones para mi bajón emocional? Soledad es la primera y puede que la de mayor peso.

    • Anabel no quedó para estar juntos (llegaremos a eso).

    • Profesora de Educación Física finalizado.

    • Amiga de mi hermana relación de conocidos.

    • Niñas con su madre….

Yo conmigo mismo y ya llevamos bastante tiempo solos. Así que sí, he bajado porque me he visto solo. He estado muy bien solo hasta que se me ha terminado «la felicidad». Cuando me golpeó necesitaba llorar, ya no me hace falta, es un verdadero alivio ver la razón; comprobar que, aunque unos días después, soy capaz de identificar con bastante seguridad la razón de la caída.

Estuve muy abajo el jueves por la tarde/noche y el viernes por la mañana. Ese día recogí a las niñas y pasé la tarde con ella. También fue cuando me enteré de la situación de mi hermano. Después de llevar a las niñas con su madre pasé el resto de la tarde con él.

Al regresar a casa me encontré con mis vecinos y compartimos un buen rato. Parece que a mi vecina le han llegado noticias de Ágara, yo he preferido que no las compartiese conmigo:

—Esa no es mi vida, ya tengo suficiente con lo que me llega con las niñas.—fue mi respuesta.

Creo que se sorprendió pero sinceramente no me interesa, prefiero no saber nada.

También me invitaron a una reunión que tendrían al día siguiente, me avisaron de que subiría Anabel. Les expliqué ha hacía ya 3 meses que no la veía pero, aunque tenía comida con mi familia, intentaría unirme a última hora.

Después de salir de trabajar y esa comida con la familia me sumé a ellos al llegar a casa. Pasamos un buen rato y en varios momentos y por diferentes personas fui definido como “el maromo” de Anabel. A mi me hizo gracia, ella no se pronunció al respecto. Pensaba que tal vez se podría quedar a dormir en casa y su hijo en la de los vecinos pero no optó por ese camino y se retiró a su casa. Hoy hemos hablado un poco al respecto de lo de maromo. Hemos quedado en que le tendríamos que poner remedio a tanto tiempo durmiendo solos.

En un rato volverá a subir con mis vecinos. Sí, no paran. Seremos un grupo reducido: ellos, Anabel, su hijo y yo. Junto con mis hijas este es el pequeño círculo en el que todos nos movemos dada la situación actual. Haré el almuerzo con mis hermanos celebrando el cumpleaños de mi hermano y de nuevo, más tarde, me uniré a ellos.

Si tuviera que definirlo ahora mismo Anabel es una folla-amiga. Esto me permite ver en que momento me encuentro. No la mentiré si me pregunta sobre lo que he hecho este tiempo, tiene derecho saber donde se mete. Yo no necesito preguntarle nada al respecto.

Mis hijas han estado bien esta semana, eso me han transmitido cuando he hablado con ellas. Por mi parte me he sentido culpable. He permitido, levemente, que mi estado emocional “las alcanzara”. El viernes todavía estaba tocado por mi bajón y no les envié nada por la mañana. Estaba centrado en mi y en esconderme de lo que sentía, posteriormente en mi hermano. Cuando las recogí la primera pregunta de Alba fue para saber la razón de que no les enviase nada ese día. No me había dado cuenta hasta ese momento. Esa noche, fue cuando me encontré con mis vecinos al regresar a casa, lo comenté con ellos y coincidimos en la importancia de que los hijos sintieran que estábamos ahí si nos necesitaban. Bueno, ha sido la primera vez que no les envío nada en un año, un mes y quince días. Lo sé, puede parecer poca cosa, incluso sobreprotección. Así lo siento yo y como ya he dicho me he sentido culpable.

Bueno vidas mías, mañana volveremos a estar juntos. Las quiero cariñitos míos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad