08 de Mayo de 2020

15:23. ¿Qué tal están?. Curiosa forma de comenzar hoy la entrada. ¿Cómo estoy yo?. Bien, continúo aprendiendo, continúo conociéndome.

Finalmente el día 1 las niñas terminaron el regalo para su madre. Lo realizaron con gran ilusión. Alba había realizado una taza y las figuras de su familia cuando vive con mamá, formada por cinco miembros. Aroha un corazón con una felicitación escrita en su interior. Disfrutamos de una muy buena tarde y después de preparar un lugar adecuado donde transportar los detalles, para que Ágara “no se diese cuenta”, nos despedimos hasta el lunes. Posteriormente las niñas me dijeron que Alba no había aguantado hasta el domingo y se los había dado desde el sábado.

Ya de vuelta en casa hablé con Alegría, ya habíamos intercambiado un par de mensajes el día de mi última entrada. Ella me había explicado que por su parte permitía que todo fluyese y entendía que las personas iban y venían, no era necesaria ninguna explicación. En ese sentido sólo la aceptaría si nacía de mi darla no si era una especie de obligación. Tenía intención de llamarla durante la mañana, no fue hasta ese momento de la tarde que pude hablar con ella con el debido tiempo y tranquilidad.

Hablamos durante unos 20 minutos. Fui completamente sincero y le dije que me había agobiado con esa situación que no me gustaba. Sentía que estaba engañando a dos personas… Era consciente que no le debía ninguna explicación pero la realidad es que me la debía a mi mismo, a este nuevo yo y a lo que “predica”. Su primera respuesta fue que cada uno tenía que ser fiel a si mismo y a lo que sentía. Si esa había sido mi forma de afrontarlo pues estaba perfecto.

Finalizada mi explicación me indicó que no me preocupase, habíamos pasado un montón de tiempo hablando y antes de cualquier otra cosa eramos amigos. Incluso me dijo que se alegraría un montón si le dijese que había conocido a una chica genial y que iba a probar.

Hemos mantenido un contacto fluido después de esa conversación, como conocidos, como amigos.

El lunes recogí a las niñas después del trabajo, bueno, después de la compra, ducharme, etc. Hemos tenido unos días muy buenos, aprovechando cada momento que nos proporcionaba la posibilidad de salir, así como continuando con la rutina que nos hemos creado con los deberes, actividades y tareas de la casa. La verdad es que llego cansado al final del día pero este es el tipo de crianza que he elegido para ellas.

Ahora se ha sentido mal por momentos, me ha hecho recordar a sus molestias en la barriga de no hace tanto tiempo, las cuales yo consideraba de carácter emocional. Posiblemente el “enfrentarse” a tareas que no son de su agrado le afecte de esa forma. Ya, a estas alturas de semana y después de trabajar algunas, no me ha vuelto a hacer comentario al respecto. Ahora mismo están con su madre en su tarde.

Hoy se ha terminado de enfriar la situación con la profesora de Educación Física, todo esto desde mi subjetividad, mi verdad. Seguro que ella tiene otro igual de válida. Reconozco que no estoy a la altura de lo que ella demanda de mi ahora mismo. Eso hacía que no me sintiese cómodo, no es que no lo pudiese dar simplemente no es el momento. Digamos que el nivel de compromiso que, a mis ojos, ella demandaba es inasumible para mi en este momento en el que ni nos conocemos, no no hemos visto físicamente, y en el que yo no tengo sentimientos hacia ella.

Además, durante este tiempo, le había visto algunos gestos que para mi no son sanos. Puede que el no querer repetir patrones del pasado me tenga alerta y tan solo con identificar alguno me salten todas las alarmas. Han sido algunos gestos que yo, en lo imperfecto de esta situación a distancia, he identificado como control. Lo siento pero no, no tengo ninguna necesidad. Mi forma de explicárselo ha sido con lo que sentía:

— […] Parece que, si percibo que te involucras emocionalmente más de lo que yo creo que corresponde al momento presente, lo que hago es levantar un muro. Tú lo has definido como ser más emocional que yo. No sé si tienes razón, no es algo que tengamos que discutir. Sí puedo ver que no estamos en el mismo momento. Para mi tú quieres más de lo que a mi me nace dar en la situación que estamos. Evidentemente esto es un desequilibrio importante. Aquí estás tú “reclamándome” más y a mi lo que me produce son ganas de alejarme.

Por el momento opto por relajar el ritmo y la situación que tenía con ella. Continuamos en contacto pero sin llegar a lo de antes.

Curiosamente he hablado con Alegría y se lo he contado, como de costumbre su respuesta estaba llena de razón: “Tienes que hacer lo que sientes”.

Ella está conociendo a una persona en este momento. Esto hace que cualquier tipo de “tensión sexual” que pudiese existir, debido a como nos conocimos, ya no esté, haciéndolo todo mucho más fácil. Como ella mima ha dicho: “… aunque iniciamos con otras expectativas lo nuestro ha sido más de crecimiento emocional.” Ambos sabemos que tenemos un café pendiente y lo haremos realidad pronto.

También he hablado con Arantza en estos días, ha perdido a su abuela. Aunque fuese esperado nunca es agradable. En cierta forma, a ella, le divierten “mis historias”, así las llama. También le he hecho un pequeños resumen. Me ha sorprendido su último mensaje, en forma de broma:

—Tú y yo, si estuviéramos cerca, deberíamos ennoviarnos!

—Ja, ja, ja. Ya te lo dije al poco de conocernos. Nos venía muy bien esta situación de no poder estar juntos. Nos permitía otro tipo de relación. Sólo hablo al 100% con 3 personas: mi hermana, una amiga que ha salido de esta cuarentena (Alegría) y contigo. Sí, de estar cerca deberíamos encharcar nuestra amistad y ver de que somos capaces como pareja.

He finalizado el libro El mundo azul, de Albert Espinosa. Me ha encantado. Es firme candidato ha convertirse en mi libro favorito. Me emocionó por momentos mientras lo leía. Tanto es así que se lo comenté a Alegría, llegué a ese libro gracias a ella, su libro favorito también es de ese autor. Hemos comentado un poco sobre el libro.

La verdad es que he pensado que cometí un error con ella pero no, nos hemos encontrado como debíamos. Tal vez pueda ser uno de mis amarillos como lo definiría Albert Espinosa.

Toda esta situación con la profesora de Educación Física me ha permitido darme cuenta de una cosa; tal vez tenga una conversación pendiente con Anabel. ¡¡Otra más!!. Menuda racha llevo… Creo que al comienzo de nuestra relación ella era yo y yo la profesora de Educación Física. No es necesario, tenemos una muy buena relación de amigos pero yo sí necesito expresarlo. Esto de ser fiel a uno mismo… en fin.

En este sentido me ha permitido ver que he avanzado un poco más en mi estado emocional. Continúo conociéndome y eso siempre suma. Estoy contento por ello.

¿Cómo me siento? Bien, muy bien. Sólo quitarme la posibilidad de verme limitado ha sido una bocanada de aire fresco. Ojo, no digo que lo estuviese pero el no haberme permitido ni acercarme ha sido liberador. Apunto esto último para la próximo cita con la terapeuta, a ver si se va a convertir en un problema para el futuro.

Pero sí, reconozco que estoy bien. Tanto es así y tal es la conexión que creo tener con Alegría que hoy le he pasado el enlace del blog. Sin venir a cuento. Ese comentario que me hizo de que nosotros eramos más crecimiento emocional fue suficiente.

Voy a terminar de organizar antes de que mis amores regresen. Aroha lleva varios días súper, súper apegada.¡¡¡Wow genial!!! Sí, ella es amor pero yo todavía estoy muy alerta con su conducta, por si acaso.

Por cierto, también he solicitado cita para hacerme el tatuaje. Con suerte en junio empezaré con él.

Hasta dentro de un ratito viditas mías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad