12 de Diciembre de 2019

o 09:25. Llevo un rato despierto, casi dos horas en realidad. Me encuentro cansado, muy cansado. Esta sensación me está llevando al decaimiento. Puede que en realidad sea tristeza.

Sé que sólo será por un rato, es pasajero y volveré a «mi alegría» habitual. Estos momentos son muy significativos para mi, me sacan de mi terrenalidad y me hacen preguntarme muchas cosas; algunas con el nudo en la garganta:

  • ¿Fracasaste?
  • ¿Qué es Anabel para mi?
  • ¿Sólo me entretiene?
  • ¿Quieres a Ágara?
  • ¿La echas de menos?

Al poco rato de levantarme me encontré con un vídeo en el perfil de Facebook de uno de mis amigos. Tal vez estúpido pero me ha saltado las lágrimas y lo vuelve a hacer ahora. Padre e hijo… ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Mis niñas están bien?. Por desgracia el vídeo ya no está disponible para compartirlo aquí.

Hoy recogeré a mis hijas de la escuela para pasar la tarde con ellas. Llegado ese momento, después de entrar en mi actividad habitual, estaré perfectamente. Las he echado mucho de menos. Puede que hoy todo se me esté juntando.

Creo que la pregunta que más me reconcome es ¿Sabes vivir sólo?.

La verdad es que no lo sé. A veces estar solo en casa se convierte en una losa. Otras me encuentro muy cómodo y tranquilo. Si la tuviese que responder ahora mismo la respuesta estaría próxima al no. Esto me devuelve a mis preguntas:

  • ¿Qué hace Anabel en tu vida? ¿Está llenando un hueco?
  • ¿Echas de menos a Ágara?

Voy a respondérmelo, creo que me puede ayudar. ¿Echas de menos a Ágara? Decir que no ahora mismo sería mentir. No quiero estar con ella, no quiero hablar con ella, no quiero verla ni escucharla pero reconozco que echo de menos pequeñas cosas. El vacío que dejó en mi vida fue grande y todavía lo estoy cerrando.

¿Qué hace Anabel en tu vida? ¿Llena un hueco? Me encanta pasar tiempo con ella. Podemos hablar durante horas, nos acompañamos, me está enseñando a quererme, me gusta físicamente, su forma de pensar, tenemos buen sexo,..

Leo lo que he escrito y sí, llena un hueco. Lo curioso es que ese hueco estaba vacío hace muchos años y sólo llevo ocho meses de separación.

Hasta hace un rato pensaba que estaba siendo muy injusto con ella, con Anabel. Después de lo escrito me doy cuenta que no es así y parte del estado emocional que traía va cambiando. La pluma y estas hojas tienen ese poder. Sí, todavía necesito sentarme a escribir de vez en cuando.

Ella me enseña a quererme; me gustaría explicarlo. Vive al día, sin saber exactamente que va a hacer al siguiente. Hacer planes a unos días vistas es complicado con ella. Esto choca conmigo, no funciono así. ¿Qué esperan de un controlador?. Su prioridad es ella, alejando aquello que considere no le hace bien. Tengo mucho que recoger de todo eso.

La mayor enseñanza que me está dejando es la de ir aplicando que lo primero soy yo. Aceptar lo que me llega y lo que se me niega, comprobando que no pasa nada y todo continúa. Creo que todo esto me demuestra que sí estoy próximo a saber vivir sólo.

Empiezo a encontrarme mucho mejor. ¿Me estaré engañando? Creo que no.

Han pasado tres días desde la última vez que escribí. En estos días he realizado un turno de 24 horas. El tiempo que he estado fuera del trabajo lo he completado con mi prácticas de yoga, escalada, mi familia y Anabel.

Durante ese turno de trabajo contactó conmigo una madre de la escuela. No es que tengamos mucha confianza pero si nos conocemos hace años. Hemos visto crecer a nuestras respectivas hijas. Finalizando el asunto por el que había contactado me preguntó respecto a la evolución de mi duelo. Ella pasó por algo similar hace unos cuatro años. Hemos hablado bastante al respecto. No quiero transcribirlo pero si dejar las impresiones que fue capaz de transmitirme.

La primera y más importante es que lo estoy haciendo bien con mis hijas. Según ella es algo que todo el mundo puede ver.

La segunda es que las personas del cole saben mucho más de lo que yo pensaba respecto de mi realidad y a la de las niñas. Mi círculo de confianza es muy reducido por lo que o toda esta situación ha sido más que evidente o bien Ágara ha ido pregonando su nueva vida. Bueno, después del acto para recaudar fondos en la escuela tampoco existían razones para no hacerlo.

Me encuentro mucho más animado. Entro en mi actividad diaria para tenerlo todo listo para mis niñas.

Las quiero mucho mis amores. Ustedes son lo único importante, la única verdad en todo esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad