06 de Noviembre de 2019 – 3 Vidas. Momentos de mierda.

11:46. 9 años, hoy es el cumpleaños de Aroha. Mi niñita cumple años y y he comenzado a llorar. Momentos de mierda, días de mierda, estoy muy triste

No puedo describir el abrazo que me dio esa niña esta mañana. Si me faltan me muero y hoy me faltan. Pensaba que sería diferente al cumpleaños de Alba, por despertarse conmigo, pero me equivocaba. No las veré hasta esta tarde y no dejo de decirme que este planteamiento en los días de cumple no funciona, no es justo,… soy consciente de que nada será justo para mi salvo que estén conmigo.

Los días con las niñas han ido bien. Ligeramente encerrados por los oídos de Aroha, pero muy entretenidos. Antes de ayer con la visita de una compañera del cole y ayer jugando y con los preparativos de la tarta que la niña ha llevado al cole.

También ayer estuvimos recordando las horas previas a su nacimiento y el de su hermana. Esos recuerdos se los relataba con gran cariño. Pude hablar con cariño de su madre.

Hoy las he dejado en el cole con gran alegría, ambas estaban felices. Al llegar a mi coche me he encontrado con el de Ágara estacionado junto al mio. «¿Qué hace aquí?«. No me la encontré, me sorprendió bastante pero me repetí que no era asunto mio y me marche lo más rápido que pude. No quiero verla, no quiero.

He llegado a casa y no tengo ánimos de nada. Me sentía con ganas de sacarlo todo, sólo me he tenido que poner a escribir para lograrlo, ahora no puedo parar. Tristeza y mucha pena, desde luego hoy no es mi día.

Ahora me río, «No [Mi nombre], no es tu día, ni tu año».

Para mejor, esto es para mejor, soy una persona nueva y mejor. Si hablo de mi ex sólo puedo recordar algo que leí hace poco.

«Ella no va a encontrar a nadie mejor que tú, encontrará a alguien mejor para ella.»

Espero que así haya sido, de verdad.

Me encuentro con 3 vidas en 1:

  • La vida con mis niñas.
  • La vida que intento reconstruir.
  • La vida como hombre.

Las 3 son diferentes pero son la misma y soy yo.

Con las niñas todo es maravilloso, tiene que serlo, no permito que sea de otra forma. Tenemos nuestros momentos tensos, mi rol de padre está ahí y no lo olvido.

La vida que intento reconstruir es la que me destroza en estos momentos. Sigo roto y cada vez me cuesta más. Quiero dejar todo esto atrás de una vez. Olvidarlo o lograr reírme de lo ocurrido. Sí, para mejor pero buff…

Como hombre, aquí me siento como mierda ahora mismo, siento que le estoy mintiendo a Anabel y no quiero que salga jodida de mi vida. No hablo de volver con Ágara, si esa opción existiera, ni de nada por el estilo. Me pregunto: ¿Qué puedo ofrecer en mi estado de reconstrucción?. Siento como si estuviera vendiendo algo que no funciona a sabiendas.

Para colmo «subo y bajo» en mi montaña rusa. Esta decepción es la del momento actual, es pasajera y sé que en unas horas será diferente.

Creo que dejo de escribir y escapo a la actividad. No me estoy permitiendo sentir y sé que es un error. No lo retiro, sólo me voy a permitir evitarlo unos minutos. Ahora mismo se me hace demasiado.

 

13:31. Es curioso, al final no me levanté del sitio. Me puse a responder un e-mail a esa madre de la escuela. Lo había recibido hacia ya casi 1 mes. Hoy también me escribió por el cumpleaños de mi hija.

Pongo su e-mail y mi respuesta:

E-mail recibido el 11 de Octubre de 2019.

«
Hola [Mi nombre]:

 

Aunque yo misma te dije que nos escribiéramos sin compromiso, con toda la libertad del mundo, te pido disculpas por la demora. Como te decía en otro e-mail, ha habido que adaptarse a otro nuevo ritmo.

[…]

Hablando de hijos e hijas, vuelvo a reiterarte que me llenó el alma el abrazo de Aroha cuando pasé por la escuela hace unos diez días. ¡Tan bella! Me conmovió, la verdad, su abrazo y el de [Nombre alumna del centro], que fue totalmente inesperado

Me sentí tan querida que no me extraña que te sorprendan las dos, Aroha y Alba, que te sientas de alguna manera iluminado, nutrido, arropado incluso –como tú mismo afirmas-, que sean amor y luz para ti… pues sí, lo son.

No me sorprende que te atormentes pensando en el posible sufrimiento suyo… A mí también me dio sentimiento lo que me contabas de Alba, que tenía ganas de llorar y no se quería quedar en la escuela. Va creciendo, [Mi nombre], es una niña pequeña, pero eso no le impide sentir, percibir e intuir… Me hizo pensar en algo que decía una monitora de lactancia que conocí, que los bebés lloran cuando las madres tienen el llanto contenido… En mi opinión, no solo lo hacen los bebés, los niños a veces captan las emociones del padre y de la madre y son capaces de expresarlas, nos hacen ese regalo para que, al consolarlos, nos reconciliemos con nuestras propias emociones. No sé si fue el caso de Alba, pero estoy segura de que tenerla contigo con ese llanto que puedo imaginarme, poder consolarla, sostenerla, te habrá suscitado otras emociones.

Qué afortunado eres por tener precisamente a Aroha y a Alba en tu vida. No creo que sea casualidad. Son muy especiales. Todos los niños y niñas lo son, pero mis queridas Aroha y Alba vienen de un lugar muy luminoso y amoroso.

Ay, [mi nombre], yo diciéndote que lo llevas muy bien y tú con ese proceso tan tormentoso y, en el momento en el que me escribiste, con unas emociones tan fuertes. Ira, rabia. ¿Se te habrá pasado ya? ¿Habrás pasado a otra etapa? ¿O aún los coletazos iracundos y rabiosos carcomen y sacuden tu vida y tu corazón?

Me comentas que han legalizado la situación. Un gran paso realmente que define dónde están y que, de alguna manera, les ampara ante cualquier duda o dificultad.

Hay muchas cosas que me sorprenden. Aún recuerdo mi estado de shock el día que nos comentaste a [Madre del cole] y a mí que se habían separado. Ese día estabas bien. A mí se me empañaron los ojos.

Me recordó un poco al momento en el que empezaron a caer algunas estructuras de mi vida, […]. Con ustedes me pasó lo mismo.

Te noto muy preocupado por los efectos que pueden tener en las niñas su comportamiento… Te entiendo, pero los niños y niñas de hoy en día suelen expresar claramente lo que sienten, piensan y creen. Están más protegidos de lo que uno cree; es más, a veces, no sé cómo, no se enteran de todo, es como si un velo se interpusiera para protegerlos

Me imagino que ella, Ágara, estará pasando su proceso, el que sea, con sus emociones, contradicciones y demás… Si te paras a pensarlo, solo han pasado ¿seis meses? Te parecerá una eternidad, y ahora lo es, pero no es nada si es que eres capaz de separarte de tantas emociones fuertes, duras, dolorosas.

Da igual cómo esté ella, por dónde esté pasando y cómo lo gestiona… Tiene sus recursos.

Tú eres es el que importa. No, sé que no es fácil, que la soledad puede hacerte un daño tremendo, que al mismo tiempo te fortalece y te proporciona la oportunidad de reencontrarte, de mirarte a los ojos, de enfrentarte ante un futuro diferente al proyectado y planeado… la oportunidad de demostrarte que grande eres, y no solo físicamente (ja, ja, ja), sino por dentro, de ir logrando a tu ritmo tu propia libertad, tus propias conquistas.

De todas maneras, lo que percibo, ignorante o ingenuamente, es que lo llevas bien. No te enfades conmigo, por favor, porque me has dicho que tú no lo ves así… Tal vez porque, en primer lugar, todo lo que me cuentas me parece normal; en segundo lugar, siento al «leerte-escucharte» que algo permanece más allá de tu ira, de tu rabia… tal vez ¿el momento en el que estás ahora? ¿o en el que estarás? ¿o es tu propia esencia que se deja entrever escondida en tus palabras? Me inclino a pensar que es tu propia esencia que destila de tus palabras, de tu ser.

[…]

Por el momento solo me queda decirte que eres un ser extraordinario. Todo lo que ocurre a tu alrededor, todas esas emociones incluso, no ocultan lo que realmente eres. Tu luz es importante en el universo. Es única. Es irrepetible. Déjala salir, sí, más aún. En realidad, no tienes que hacer mucho, tan solo hablar con tu esencia y decirle que le permites expresarse, que se sienta libre… Te sorprenderá.

Cuídate mucho, [Mi nombre]. Todo está bien, recuérdalo, y todo se coloca en el momento oportuno.

Y sigo estando aquí.

Un abrazo,

[Su nombre]

P.D.: Un fragmento de «Juan Salvador Gaviota», de Richard Bach:

«Lo que antes había esperado conseguir para toda la Bandada, lo obtuvo ahora para sí mismo; aprendió a volar y no se arrepintió del precio que había pagado. Juan Gaviota descubrió que el aburrimiento y el miedo y la ira, son las razones por las que la vida de una gaviota es tan corta, y al desaparecer aquellas de su pensamiento, tuvo por cierto una vida larga y buena».

E-mail de respuesta enviado hoy:

«

Hola [Su nombre],

 
    Gracias por tu e-mail de hoy felicitando el cumpleaños de Aroha. Hoy han amanecido conmigo, pensaba que tener su calor cerca al despertarnos haría que el día fuese diferente al del cumpleaños de Alba pero estaba equivocado. Ha sido maravilloso hasta que las he dejado en la escuela. Continúo con mi reconstrucción pero la vida sin las niñas todavía va a requerir mucha más adaptación.
 
[…]
 
    Mis hijas son Amor y Luz, es la mejor forma que tengo para definirlas, lo que creo realmente. Son mis maestras en todo esto y las que me van enseñando el camino. Son un regalo [Su nombre], lo mejor que tengo. Anoche recordábamos los momentos previos al nacimiento de Aroha y claro está los de Alba. Se los relataba con todo el cariño con el que los recuerdo [Su nombre], incluso con cariño a su madre.

 

    Continúo con Ira y Rabia, probablemente menos pero que se reavivan cada vez que la tengo cerca. Por suerte esos momentos cada vez se van distanciando un poco más. Tal vez he cambiado parte de esos sentimientos por asco o tal vez el asco ya estaba ahí pero la rabia y la ira no me permitían percibirlo. Cariño, también hay cariño pero ese me duele…
   
    Del proceso que ella pueda llevar no tengo ni idea, no me interesa, ya no es asunto mío.. eso es lo que me repito en los casos en que me asalta alguna duda al respecto. Ella está haciendo su vida con su pareja y yo me dedico a la mía. Acabo de escribir en el diario y lo tuve que dejar porque mis emociones estaban pudiendo conmigo. El ponerme a escribir ha sido el detonante de mis lágrimas hoy. Paré ya que podía conmigo, no quería apartar lo que siento pero si evitarlo durante un rato. Curiosamente me he puesto a escribirte y aquí estoy sacando de nuevo. Como muchos dicen esto limpia así que lo tendré que aprovechar
 
    En el diario escribía que me sentía con 3 vidas en 1: mi vida como padre (con las niñas), mi vida en la que me intento reconstruir y mi vida como hombre. 3 vidas muy diferentes pero que son 1 sola. La primera es maravillosa, no permito que sea de otra forma (sin olvidar mi rol de padre). La que intento reconstruir  es mi montaña rusa particular y la que hoy espero que me esté ayudando a limpiar para que mi tarde con las niñas sea maravillosa. La última, ahora la siento como una mentira, puede que me engañe a mi mismo.
 
    Buff.. menudo carro de emociones llevo hoy.
 
    Todo este proceso me está permitiendo conocerme realmente, descubrirme. El cambio ha sido grande y es perceptible por fuera. He tenido semanas muy buenas [Su nombre], de mucha paz y tranquilidad. Lo de hoy sé que es pasajero, pero necesario. En parte por no poderle ofrecer a Aroha la celebración que le habría gustado, a la que estaba acostumbrada pero no puedo, sinceramente no puedo. Mi terapeuta ya me ha dicho que detrás de esta pena lo que hay es un inmenso amor. Al menos eso me consuela en esa tristeza.
 
No hace mucho uno de los padres de la escuela ya me expresó lo bien que me veía y no se refería a lo físico pero me quedo con lo que me dijo ese mismo día Aroha. Estaba sacándo una foto a un retrato, está en casa de mis padres, de comienzos de año, la diferencia de peso es más que evidente. Ella me dijo que estaba mucho mejor ahora, yo le dije que sí, mucho más delgado y su respuesta todavía me emociona. «No papá mucho más sonriente». Dios [Su nombre], ¿qué es lo que estaba percibiendo mi hija tiempo atrás? ¿Cómo me/nos veía?. Para mejor, todo esto es para mejor.
 
    He cambiado, antes era una pared emocional ahora soy una puerta abierta, sin filtro y sin guardarme nada. Abrumador para muchas personas. Desde luego voy de cara, de eso no creo que le quede duda a nadie pero buff.. a veces reviso lo que he dicho o escrito y me sorprendo a mi mismo. Me veo ahí y me cuesta reconocerme pero realmente soy yo. He ido ampliando mi círculo, mi zona de confort ahora contiene más personas. Algunas me ayudan y otras han comenzado a importarme. No creo que estas personas me hallan ayudado en mi cambio, creo que mi cambio ha posibilitado que estas personas lleguen a mi vida y compartan parte de su camino conmigo.
 
    Bueno como ves, sigo en mi montaña rusa, puede que ahora mismo no sea el mejor momento pero desde luego estoy mucho mejor que cuando comencé a escribirte y a años luz de cuando inicié el diario. Una espiral ascendente como dice mi terapeuta, pasamos por los mismos puntos pero los vamos viviendo de forma mas tenue, viéndolos con ojos diferentes cada vez y prestándoles atención por menos tiempo. En general voy a mejor, eso creo yo o es lo que me repito a mi mismo. Tengo claro de donde vengo y a donde no quiero regresar. La vida que tenía, con sus cosas buenas y las malas. Algunas de estas cosas malas o no beneficiosas (para no tratarlas de esa forma) ahora tengo la capacidad de reconocerlas ya que mis miedos se ocupan de avisarme. Por así decirlo he logrado parte del trabajo que nos propusimos mi terapeuta y yo:
 
    Sentir —- > Sentimiento ——> Mental
 
    Sentir lo que ocurre, identificar el sentimiento que nos produce y por último buscar las razones por las que nos afecta de esta forma (muy resumido). En mi caso, una persona muy mental, este proceso lo hacía al revés, con lo que al final no sentía, vivía detrás de una coraza. La Coraza me la quité con Ágara cuando «lo íbamos a intentar» y creo que sólo la he colocado en dos ocasiones durante estos 7 meses (8 si cuento el mes de intentarlo). La primera fue hace unos 2 meses y agradecí tener ese recurso, durante ese día, ya que sí no habríamos terminado siendo 4 almas en pena y no podía permitir que las niñas cayeran en eso. La segunda hace muy poco tiempo y fue por la alerta que activó en mi uno de esos miedos que arrastro. Por suerte, después de analizarlo, de la forma que te he dicho, pude retirar esa coraza y continuar.
 
    Lo dejo por aquí. Muchas gracias [Su nombre], lo creas o no, agradezco tu presencia y escribirte precisamente en el momento en el que me encontraba me ha ayudado a continuar. Te envío un abrazo enorme.
 
    [Mi nombre]«

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad