08 de Octubre de 2019

23:27. Decaido, ese ha sido el estado de ánimo de hoy. Se ha hecho presente nada más dejar a las niñas en el cole. He estado todo el día sin ellas y lo he notado. El día lo he llenado de actividades: escalada, yoga, visita a mi hermana,…

He vuelto a hablar con Ágara, mi ex «bautizada» hace poco. Hemos cuadrado fechas próximas para poder organizarnos con las niñas. También me ha solicitado detalles de la compañía aseguradora donde tengo la póliza de decesos.

Le he explicado que la razón de sacarla eran sus impagos después de separar todos las aspectos económicos que pudimos. Se ha disculpado y me ha dicho que se hará cargo, también que le diga cuando correspondería de las niñas para ir abonándomelo. Le he dicho que muy bien pero sinceramente creo que no lo haré. No lo necesito y mientras menos vínculos mejor.

Visto ahora no ha sido mucho lo que hemos hablado aunque sumado a lo de los días anteriores me parece demasiado. Desde luego ha sido para mejor. Su tono y el mio han «bajado» bastante. Mientras no nos salgamos de los aspectos de coordinación de las niñas debería de continuar así.

Mi hermana opina que sus mensajes y la pequeña discusión son sus formas habituales, a lo que estaba acostumbrada. Al ver que se le hacía frente se la colocaba en su sitio y, en cierta forma, ha «bajado el tono». Todavía me resulta incomprensible que no viese como lógicas algunas de las cosas que le planteé. En fin, pasado, parece que en el presente la situación ha cambiado.

El motivo de estar decaído es que me han golpeado las preguntas sin respuesta, mi realidades o motivos de enfado: años de mentiras, infidelidades, actitudes con las niñas, la discusión anterior,…

También me he preguntado por qué salió tan mal o más bien cómo es que terminamos tan mal. Mi mente ha volado a una conversación con ella que nunca existirá, como tantas veces en el pasado. En la misma siempre terminaba diciéndole lo mismo:

«Has roto mucho más que una familia o una relación. Has roto el vínculo que lo unía todo, ahora nada es posible. «

Nada, no quiero amistad, no quiero relación de conocidos, ni siquiera los holas o adiós. Funcionemos con las niñas, intentemos ser cordiales y listo.

Puede que parte de mi estado de ánimo sea por esto, por lo mal que hemos terminado. Podíamos separarnos, debíamos separarnos, pero terminar de esta forma… NO me siento culpable por ello, no considero que sea mi culpa. Ahora mismo creo que es un peso para sus hombros pero de nuevo es algo que sólo está en mi mente.

También he pensado en Anabel. Sólo nos estamos conociendo, ambos somos mayorcitos pero… ¿Estoy actuando bien? ¿Ya he sanado lo suficiente como para comenzar a entrar en este jardín? Sólo estoy en la puerta, ni siquiera he entrado pero tengo tanto miedo a hacer daño. Evidentemente todo lo que se me ha pasado por la cabeza hoy no me ha ayudado en esto.

Por suerte primero la escalada, donde me he exigido más de la cuenta, luego mi hermana y por último el yoga me han ayudado a «levantarme».

He recibido a mis niñas super alegre por reencontrarnos. Les he abierto desde la planta superior donde «me peleaba» con la ropa, como lo odio. Mi hija pequeña «discutía» con su madre para que esta subiera a ver su dormitorio. Ella no se atrevió a pasar del alfeizar, sabe que no es bienvenida.

Yo estaba sin camiseta, me la puse para bajar al ver que no lograba convencer a la niña de que no era el momento. Es curioso, no quiero que vea mi cambio físico, no quiero que sepa nada de mi. Finalmente la niña se vino conmigo y ella cerró la puerta, sin palabras ni miradas, aséptico.

El resto de la tarde ha sido genial. Las niñas me ayudaron a preparar la comida de mañana que previamente habían elegido. Todo ha ido muy fluido hasta que se han dormido. Parece que ya logro la rutina habitual de la época escolar.

Ahora me encuentro bien. Como le dije  a mi hermana y ella refozó: «Todos los días no pueden ser buenos». Tampoco este ha sido especialmente malo pero he tenido dudas respecto a mi vida actual. He pensado incluso en avisar a Anabel y parar lo poco que hemos caminado. En cierta forma no me he visto preparado para nada.

Esta noche nos hemos leído, en realidad ha sido así todo el día. No hemos coincidido «en línea»  pero tampoco nos ha hecho falta. Pensábamos hablar un poco esta noche pero primero yo me he dormido con las niñas y cuando yo me he despertado creo que ella ya dormía con su hijo.

No le he contado nada de todo esto, probablemente lo haga el viernes durante la cena, o tal vez no, aunque quiero ser transparente con ella. Ya le he preguntado para ver que preparo, será en mi casa y cocinaré yo.

Cena y charla, no creo que ocurra nada mas. No lo descarto, me resulta muy atractiva y habrá contacto físico, soy muy de tocar mientras hablo, pero la intención no es un encuentro sexual. Tampoco iniciar una relación, dos conocidos/amigos que cenan juntos.

Por supuesto, si nos pasamos con el vino podrá dormir en casa pero el sábado a madrugar que trabajo de 24 horas. Ella también trabaja el sábado por lo que no creo que le suponga un problema.

Por cierto, hoy he mirado el calendario a unas preguntas de mi hija, 8 de octubre. He caído en que ha pasado el día 7,  ni rastro de «la efeméride». [El 7 de marzo fue la fecha de la primera infidelidad que me confesó Ágara.] Bien, continuamos avanzando.

Me despido por hoy, voy a arropar a mis hijas. Buenas noches mis amores. Las amo con locura.

P.D.: ¿Qué pasa con los  hombres? ¿Soy un bicho raro? Me explico: la gente se sorprende por mi implicación con mis hijas. Anabel ya me lo había dicho pero hoy me ha repetido que soy un crack con mis hijas al disculparme con ella por no iniciar una conversación. Fue en el momento que estaba a punto de comenzar con los baños de la niñas y coincidimos «en linea». ¿Qué es lo que hace el resto de hombre? Sé que no puedo generalizar ya que yo mismo estoy fuera de eso pero me cuesta pensar que otras personas no vean que lo primero es lo primero. Ahora me viene el caso de mi ex y me desmonta todo lo que he escrito en este párrafo. En fin, ¿Tan extraña es mi forma de hacer las cosas? Preguntas al aire…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad