01 de Octubre de 2019

23:42. ¡Medio año! Ha pasado muy rápido teniendo en cuenta todo lo vivido. ¡Menudos 6 meses! La verdad es que me cuesta trabajo creerlo. No miro atrás con nostalgia, en realidad intento no mirar atrás en general. Miro al presente y lo empiezo a hacer con ilusión.

El domingo pasado, 29 de septiembre, fue espectacular con mis hijas. Por la mañana fuímos a una feria cercana donde pudieron disfrutar, realizar actividades, jugar conmigo,… realmente hemos sido felices. Coincidí con un antiguo vecino, se separó de su pareja y ambos abandonaron el barrio. No salía de su asombro ante mi nueva soltería. He tenido la oportunidad de conocer a su pareja actual y la conversación ha sido muy amena, mucho que compartir.

Después de esa feria a cumplir la promesa que tenía con las niñas de comer chino, película en casa, que no terminamos de ver al ser muy larga, y visita a mi hermana que continúa convaleciente. La idea era finalizar la tarde en la playa pero el sol nos abandonó con lo que se quedó en un agradable paseo.

Durante el día pude hablar un poco con Anabel pero las protagonistas indiscutibles fueron las niñas y las ganas de pasarlo bien.

Ayer me despedí de ellas en la escuela, duro como siempre. Compartí la actividad de inicio de semana con la pequeña, primera del curso a la que tengo oportunidad de asistir. No quería que me marchase por lo que su tutora me ha tenido que «ayudar» un poco. Por suerte la niña no opuso demasiada resistencia.

Regresé a  casa para ocuparme de las tareas habituales. Comenzando la tarde volví a hablar con Anabel. Tratábamos  diferentes temas a la vez por lo que se hizo un poco complicado seguir las conversaciones, le pregunté si podía llamarla. Estuvimos otros treinta minutos al teléfono compartiendo nuestras respectivas historias. La verdad es que tenemos mucho en común dentro de nuestros procesos. Es muy agradable y fácil hablar con ella.

Volví a visitar a mi hermana por la tarde, rato después llegó también una de sus amigas. Esta chica en concreto ha demostrado mucho interés en conocerme pero sinceramente me resulta demasiado «movida». Ya definí con ella, en su momento, que no estábamos en el mismo momento y yo no podía ofrecer lo que ella buscaba. Hemos continuado en contacto y de vez en cuando me ha soltado alguna indirecta. Terminé el día con una clase de escalada, pude hablar con las niñas antes de comenzar.

Mi día de hoy ha sido parecido, turno de trabajo durante la mañana, organizar la casa y visita a mi hermana. En esta ocasión ha llegado otra de sus amigas. La protagonista era mi hermana por lo que no hemos hablado mucho. Por cierto, mi hermana está mucho mejor. Allí pude hablar con las niñas con lo que también mi hermana pudo verlas un poco mediante el móvil.

De regreso a casa hablé con Anabel, habíamos intercambiado un par de mensajes antes de que ella se incorporase a su trabajo. Sorpresa, hemos quedado en vernos mañana. Café y charla, parece un gran plan.

Ahora vamos, como diría mi terapeuta, con mi sentir. Anabel me ha preguntado como estaba hoy y sólo le he podido dar una respuesta GENIAL. En ese momento acababa de llegar a casa y estaba probando la nueva ropa de cama que he comprado para las niñas, lo van a flipar. No era esa la única razón de mi bienestar. Tengo paz y tranquilidad, puede que en breve se marchen de nuevo pero por ahora lo disfruto.

Lo tengo que reconocer y me da miedo, parte de esta tranquilidad me la aporta Anabel. No hay nada, no existe nada, pero es muy fácil. Me gusta no tener expectativas  y que fluya. ¿Algo nuevo para mi? Puede ser. Ya veremos a donde nos lleva.

A mis hijas hoy las he visto algo aburridas, no me lo han dicho pero me ha dado esa impresión. «Por suerte» no he sabido nada de su madre estos días. Tengo un porcentaje del 100% de no mirar cuando paso con el coche, eso ayuda a mi tranquilidad.

He cerrado con ella el mantener los 5 días con las niñas hasta Navidad. A partir de ahí intentaremos saltar a los 7 días directamente, serán las niñas las que nos confirmen ese ritmo o nos hagan dar marcha atrás si no les va bien.

El día de hoy, en el que se cumplen 6 meses, ha llegado y se marchado sin efecto alguno sobre mi. Esta es mi vida y así la acepto.

Ayer recibí un mensaje de una seguidora del Troglodita, pude hablar un buen rato con ella y en algunos momentos logró emocionarme. Gracias por estar y compartir a todos y todas los que me leen y escriben.

Buenas noches mis amores. Las quiero con locura. Comienzo a echarlas mucho de menos, segunda noche. Ya falta menos mis viditas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad