31 de Agosto de 2019

13:19. Nuestra tarde del día 29 transcurrió muy bien. Al salir de la casa de mis padres nos fuimos a un parque cercano y a merendar a una reconocida pastelería de la zona. Al llegar a casa las niñas querían salir con las bicicletas por lo que ni hemos subido a casa.

Hemos probado a quitarle uno de los ruedines a la bici de mi hija pequeña y ha logrado utilizarla, de esa forma, en muy poco rato. Otro primer momento que se pierde su madre, lo digo con tristeza no con desprecio. Recordamos cuando su hermana lo consiguió, donde si estaba su madre presente. Bueno mi hija estaba feliz que es lo importante y en breve ya no necesitará ninguno.

Grabamos un vídeo del momento, las niñas me pidieron que se lo enviase a su madre. Al rato recibimos un audio con felicitaciones para la niña. Al menos estuvo de esa forma.

Por la noche las niñas me dijeron que no sabían a que hora vendría su madre a buscarlas. Nosotros teníamos planes de salir a desayunar fuera y por lo que decían las niñas su madre acompañaba a su hermana al médico.

Durante la noche vi que, tras tres mensajes eliminados, su madre me decía de venir a buscarlas a las 10 de la mañana. Yo le comenté que a esa hora nos dejaba sin desayuno fuera, no iba a hacer «madrugar» a las niñas para eso sin una razón de peso.

Me subí con las niñas a contarles el cuento y me quedé dormido con ellas. Sobre las dos de la madrugada me desperté y vi que me proponía pasar a las 11:30. Le dije que perfecto y que la avisaría si las recogía en la ciudad o en casa, según fuese la mañana.

Salimos a desayunar como habíamos planeado. Veinte minutos antes de las once la avisé para que recogiese a las niñas en la ciudad. Me respondió que no creía poder llegar a tiempo, aquí si me explicó que se había retrasado la cita médica de su hermana. Me consultó si me importaría llevarlas a casa de sus padres. Por mi parte genial, le comenté que aprovecharía para llevarlas un rato al parque. También me preocupé por su hermana aunque luego me recriminé haberla utilizado como canal de comunicación y le envié un mensaje directamente a su hermana.

A mi ex también, la noche anterior, le  había preguntado por la valoración pediátrica que debía pasar la niña respecto a sus oídos. Después de mi visita a urgencias se nos recomendó una nueva valoración tras 48 horas. Cuando se lo comenté me preguntó si buscábamos pediatra. A mi me sonó a ¿te pones a llamar y buscar la cita como siempre te has ocupado?. Le respondí que estarían con ella y no sabía su preferencia.  Ella indicó que ya vería, según la evolución de la niña. En vista a esto le envié el cuadro médico de mi mutualidad, donde también están afiliadas las niñas. Le expliqué que también podría volver a urgencias.

Esa mañana le pregunté al respecto, cuando le dije lo de la recogida de las niñas, me comunicó que la llevaría a urgencias. La verdad es que me quedé tranquilo. Ahora sabía que la llevaría seguro, hasta ese momento tenía dudas al respecto.

Después del parque llevé a las niñas a casa de sus abuelos. No me esperaban y no se dieron cuenta que era yo quien las traía hasta que las niñas entraron. Su abuela se llevó una gran sorpresa o, más bien, la pillé «a pie cambiado». Me dijo que me encontraba muy bien, yo no supe que responderle. Sus ojos se pusieron rojos al decirme ese comentario. Los saludé a ambos y me despedí de las niñas.

Sabía, por las niñas, que esa tarde celebrarían el cumpleaños del novio de su madre y hoy, 31, el de su madre. Hoy he pensado varias veces en su cumpleaños aunque luego recuerdo como transcurrió el mio y se me pasa rápidamente cualquier sentimiento de añoranza.

Hace algunos días inicié un hilo en un conocido foro de habla hispana. Lo hice para buscar otras experiencias. También hice referencia al blog, aunque no me identifiqué como su autor. Eso derivó en ser incluido en un grupo «de ayuda» en Telegram. La verdad es que no somos muchos y me he reído bastante, están un poco tarados. Me quedo con una definición que se utiliza mucho en ese grupo.

Liana: Se trata de un eufemismo de las películas de Tarzán. Acción de no soltar hasta no tener seguro el siguiente paso. En nuestro caso «la liana que tiene agarrada es su actual novi@, quiero agarrar otra pero no quiere estampar, así que mientras agarra la que ya tiene va en busca de otra y no la suelta hasta que tiene a la otra agarrada».  (Definición aportado por «Yousepe»)

Vamos, que mi ex me hizo una liana como una casa.

Voy a continuar el día por aquí. Pásenlo muy bien en el cumple de mamá mis amores. Hablamos esta noche.

20:56. Mi ex no deja de sorprenderme. Hoy sentí curiosidad por los mensajes que nos intercambiamos el día de mi cumpleaños, 3 días después de la separación. He podido ver lo claro que lo tenía.

«Permítete llorar, pasar tu proceso, etc, etc, etc»

Me ayuda a ponerle otra paladita más de tierra encima y continuar enterrándola.

Bueno además hoy me ha dicho que las niñas dormirán en casa de los padres de su novio, que es donde vive él. Me ha hecho gracia ya que creo que los padres del chico están fuera. Así podrán aprovechar para entrar los cinco, incluyendo al hijo de su novio. No voy a negar que no me hace gracias por múltiples razones pero es su vida y no me corresponde entrar ahí.

Lo he comentado en el grupo de Telegram que indiqué. La respuesta que me han dado es que tengo demasiada información y que debería de ir cerrando canales. Va a estar complicada la cosa.

Me da pena que mi hija mayor evite hablarme de todo esto, no es justo para ella. Sin saberlo o sabiéndolo me intenta proteger y no es su función.

No sé como lidiar con todo esto. Sé que no me va a quitar el sueño pero me molesta. Creo que esa relación no va a ninguna parte y no entiendo su empeño de exponer a las niñas.

Hoy he hablado un poco con mi vecina y ha salido su amiga en la conversación, me la está «vendiendo» muy bien. Puede que yo me lie con esa mujer o con cualquier otra, también puede que no. De lo que si estoy seguro es que mucho tendría que afianzar yo esa, o cualquier otra, relación para meter a mis hijas de por medio.

Lo dejo por aquí. Buenas noches mis amores.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad