24 de Julio de 2019

00:27. Las niñas ya duermen, yo también lo hacía hasta hace unos minutos. Podía haber continuado en la cama pero sentía la necesidad de ponerme a escribir.

Nuestra mañana ha tenido de todo. Después de desayunar, cambiarnos de ropa y que las niñas jugaran un rato me han pedido ver la tele. Sabían que había descargado Dumbo (2019) días atrás, por lo que me pidieron verla. Les comenté que se las podría pero no entera por ser muy larga. Ellas lo aceptaron y me dijeron que me sentara con ellas a verla. Tenía que preparar el almuerzo por lo que les expliqué que no sería posible.

Entre la comida y otras labores las dejé una hora. En algún momento me puse con ellas y vi alguna escena hasta que terminé muy emocionado en una de ellas. Mientras me secaba las lágrimas en la cocina se lo conté a mi hermana:

—Definitivo. No puedo ver películas infantiles. Me he emocionado viendo la nueva versión de Dumbo.

—Eso es bueno hombre, to pà-fuera.—me respondió.

No me he permitido darle rienda suelta al llanto. Tal vez he sido estúpido al no hacerlo.

Una vez cumplido el tiempo del a película las niñas me han pedido hacer acuarelas, mientras esperaban a la hora de comer. Finalmente se han decidido por moldear arcilla, se la ofrecí al verla junto a las acuarelas. Yo también he trabajo con ellas una vez listo el almuerzo.

 

Durante comíamos hemos ultimado los planes para esa tarde. Pensábamos en salir un poco con las bicis y luego ir a un municipio «próximo», queríamos playa y sol. Las niñas me nombraron pueblo pesquero de cuyo nombre preferiría no acordarme. Les dije que ahí prefería no ir y nos decidimos por otro en la dirección opuesta.

Justo cuando íbamos a salir con las bicis contactó conmigo el padre de la escuela con el que mantengo una relación de confianza. Llegó hace poco de sus vacaciones y quedamos, hace algunos días, para tomar unas cervezas el próximo jueves. En su mensaje me preguntaba si estaba con las niñas y nos invitaba a ir al pueblo que había descartado con las niñas. Le respondí que sí estaban conmigo pero que nuestra opción era otra. Me consultó si me importaría que se nos unieran él y sus hijos. Mis hijas estaban encantadas y yo también. Pospusimos la salida con las bicis y nos dedicamos a prepararlo todo para salir, aprovechando así más tarde con ellos.

Por el camino a nuestro destino pasamos por la parte inferior de la casa de mis ex-suegros. Mis hijas me informaron de que el coche de su madre estaba estaciones en la zona habitual.

Pasamos muy buena tarde aunque es cierto que se levantó algo de viento y resultó molesto en algunos momentos. Había pasado casi un mes de la última vez que nos habíamos visto físicamente. Él me comentó que me encontraba mucho más tranquilo, menos «acelerado» y que físicamente estaba un poco mejor, «con más cuerpo». Le expliqué que me mantenía en peso, que tengo que esforzarme para no seguir bajando y que parece que el yoga y la escalada están cambiando grasa por fibra.

También, entre juego y juego de los niños, tuvimos tiempo de entrar en aspectos de mi relación pasada y presente con mi ex. Seguro que el jueves profundizaremos al respecto.

Nos despedimos relativamente tarde, ya había recibido un primer mensaje de ella para que la avisara sobre el momento de hablar con las niñas. Justo le había comentado a este chico que no volvería a cometer «el error» de que las niñas hablasen con su madre en el coche mientras yo conducía. No le respondí a ella pero decidí posponer la llamada hasta estar en casa.

Dudé hacer la vuelta por el camino de la costa o el interior, más rápido, que pasa bajo la casa de mis ex-suegros. Me dije que ella no podía condicionarme, ahora creo que me equivoqué.

Al pasar vi que la luz del semi-sotano estaba encendida, por lo que imaginé que pasaba la noche ahí de nuevo. También pude resolver algunas de las preguntas que me hacía la noche anterior. Junto a su coche estaba un vehículo blanco, creo que el Suzuki de su nuevo compañero. Por lo tanto, dado que ella mismo me había dicho que la situación en casa de este chico no era muy buena, entiendo que han encontrado «un nido de amor» y que, por supuesto, mis ex-suegros lo saben perfectamente.

He sentido decepción, tristeza y pena. Por suerte mis hijas dormitaban y no se han dado cuenta. Yo le he querido restar importancia pero me duele que les vaya bien, que me haya podido sustituir tan fácil en tantos aspectos de su vida. Por otro lado me digo que es triste que tenga que andar así pero no puedo entrar en su situación de vida, mejor me preocupo por la mía.

En casa he despertado a mis hijas, creo que alguna se hacía la dormida je je. La mayor me ha dicho que no es encontraba bien, he sospechado que se hubiese podido dar cuenta pero después de hablar con ella creo que no ha sido así. Las he bañado, han cenado y duermen sin mayor dificultad.

Yo le doy vueltas al tema de vez en cuando acompañado por una gran decepción, creo que es lo que más siento. Puede que esperase, a estas alturas, que «su globo» se hubiese desinflado un poco.

Después del baño de las niñas y antes de  cenar la avisé para que llamase a las niñas. Mientras bajaba, para no escuchar la conversación, se que las niñas le contaban que habían visto su coche y ella les daba a entender que no se había dado cuenta de que se viesen tan bien desde ahí. Yo pensé «Mucho mejor que bien por desgracia«.

Imaginaba que no estaba leyendo este diario, ahora me queda claro que es así. No es el objetivo del mismo pero tenía curiosidad por si lo ojeaba, otra duda resuelta.

Bueno voy a leer un poco. Buenas noches mis amores.

03:18. Desvelado.

Continúo leyendo el libro Deja de ser tú. Inicialmente pensé que sería una puerta de entrada para iniciarme en la meditación. Saqué esa conclusión al comenzar a leerlo. A medida que voy avanzando se me va pareciendo a las cosas con las que no comulgo de Ho’oponopono.

La posibilidad de cambiar tu entorno con tus pensamientos confiando, en el caso de este libro, en «la red cuántica», me resulta complicada de creer. A ver, por supuesto que podemos cambiar nuestra mente, nuestra personalidad o modificar nuestra red de conexiones neuronales. Con todas estas modificaciones puede existir «un nuevo yo» que evidenciaría un cambio. Hasta este punto vamos bien.

Ahora bien, por decirlo de una forma resumida. Que con un cambio de conciencia y visualizando un sueño si logramos que nuestro sentir, pensar y actuar entran en sintonía solo nos tendríamos que ocupar del qué (el sueño) ya que el cómo será proporcionado por la red cuántica. Lo siento pero esta parte todavía no soy capaz de verla.

Para colmo, a medida que voy leyendo, y es lo que quería plasmar aquí, pienso que, tal vez, mi ex realizó estos cambios y ha obtenido «su sueño». Esto en cierta forma me resulta doloroso. En el libro nada se dice del dolor causado por según «qué» estemos buscando. Lo siento pero en este momento de mi vida solo puedo buscar paralelismos con la situación que atravieso.

Nota: me doy cuenta que le estoy hablando la lector del blog, cuando hasta no hace mucho le hablaba a mi ex. ¡¡¡Esto es todo un cambio!!!

Veo además, a mis ojos, que lo logrado por mi ex no es, ni mucho menos, ideal. Repito, a mis ojos. En este punto pienso ¡Pues menuda mierda!.

Por último también me doy cuenta que estoy pensando en ella en lugar de pensar en mi y que me pregunto ¿Pero qué coño haces?¿Cuándo vas a soltarla de una puta vez?. Total, que he roto una lanza a favor del libro y decido no pensar en ella y pensar en mi para visualizar mi nueva realidad. Según el autor tengo que pensar y sentir lo mismo. Ese es el comienzo para lograr el cambio, ya veremos «como» me lo proporciona la «red cuántica».

Un poco más en serio, que no digo que este último párrafo no lo sea. Tengo que soltar, dejarla atrás, no preocuparme por lo que pueda hacer, decir, pensar… Tengo que preocuparme por vivir.

Tengo que añadir que me da miedo que algún día le tenga que agradecer que diese el paso. Por que ella viese que nosotros no iba a ninguna parte. Continúo pensando que habría sido posible y nos habría colmado de felicidad pero, tal vez, ahí está mi error y por eso no termino de soltarla.

En fin, las casi 04:00 y yo aquí divagando. Mañana va a ser un día de café.

Última reflexión, me doy cuenta del lio que tengo en mi mente y que tal vez esto último que he escrito, desde las 03:18, es para justificarla. En fin soltar, soltar y soltar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad