18 de Julio de 2019

01:12. Estoy desvelado. A mi hija mayor le ha costado mucho quedarse dormida y después de eso, al poco rato,  ha vuelto a despertarse por lo que a comenzar de nuevo. Me ha dicho que no se siente bien si no la estoy acompañando. Supongo que será parte de su proceso, el cual creo que comienza a exteriorizar.

La mañana de ayer no fue buena. Se me ha desinflado todo el globo del día anterior. Por suerte, con un poco de trabajo, he logrado reponerme y continuar disfrutando de las niñas. La he echado de menos al iniciar el día y en más de una ocasión he tenido que utilizar las palabras mágicas «Perdóname, Lo siento, Te amo, Gracias».

Pasamos la mañana en casa con diferentes actividades artísticas. Las realizaban las niñas mientras yo cocinaba. Sí, ayer retomé la cocina, algo positivo y un verdadero avance. Mi hija mayor me pidió comer Seitán y eso hemos preparado, ellas ayudaron en parte del proceso. Puede que este fuese uno de mis condicionantes hoy al ser un plato que también le gustaba mucho a mi ex. Tanto es así que me he visto discutiendo con mis hijas sobre la idoneidad o no de preparar un «tapper» para mamá.

Mi hija mayor no ha estado bien, continúa con sus dolores de barriga. Tampoco ha querido ir a piscina, incluso ha llorado al salir de casa y un poco durante el trayecto. Como ya sabía se lo ha pasado genial y el resto de la tarde si que ha sido como la del día anterior. La noche se ha torcido un poco. Me planteaba hacer mañana «el ensayo» de la acampada, incluso hemos comprado unas linternas. Ahora dudo si será lo más idóneo dado su estado. Bueno, poco a poco hija mía.

Me doy cuenta que todo esto me hace sentir rabia hacia su madre. Soy consciente que no es su culpa, este es el proceso de la niña pero aun así es lo que siento. Tal vez tener alguien a quien culpar me lo hace más fácil a mi. He recordado sus palabras de ayer «No, eso puede confundir la cosa». Las tuve en mi cabeza esta mañana pero esta noche han regresado con intensidad.

Cuando, por la noche, ella llama a las niñas yo las dejo solas, prefiero no enterarme de lo que hablan. Hoy les he dado el móvil a la niña entrando la llamada de su madre. Mientras salía de la habitación he escuchado que lo primero que le preguntaba la niña era dónde estaba. Ella le ha respondido que en casa de sus padres, «¿dónde si no?», le ha ha dicho para recalcarlo. Lo siguiente que le preguntó la niña fue:

—¿Quién estaba hablando por detrás?

—Nadie cariño, no se a quien has podido oír.—fue su respuesta.

Esto es lo último que he podido escuchar mientras bajaba las escaleras, es necesario recordar que ella llama por Whatssap y las niñas ponen el altavoz.

Fue en ese momento fue cuando sus palabras regresaron. No se si la niña escuchó a alguien o si lo que su madre dijo es cierto o no. Yo solo pensé:

«¿Esto no es confundir a las niñas? Ellas tienen clara nuestra situación. Saben que el amor de pareja se ha roto, yo se lo conté y no cuentos de dos corazones. Lo que confunde a las niñas es la imagen que intentas darles de super buen rollo conmigo y luego ni hablas o sales corriendo a la menor ocasión. Esas son señales contradictorias que nuestras hijas ven y no entienden. Eso es confundir a las niñas«.

Reconozco que el no hablarnos es mutuo ahora.

Me he prometido que yo no voy a engañar a las niñas. Yo no tengo nada que ocultar. Si algún día aparece alguien en mi vida ellas lo sabrán.

Nuestra hija mayor entiendo mucho más de lo que creemos. Hoy mismo, durante la tarde, me ha preguntado algo de lo que tenía que hacer su madre hoy. Yo lo he respondido que no tenía ni idea, que seguro ella sabía mucho más de lo que tuviese que hacer hoy. Ha intentado decirme lo que tendría que estar haciendo según lo que ella sabía…

—No sigas cariño. Eso es cosa de mamá. Si necesitas decírmelo puedes hacerlo pero si no, no tiene sentido que yo lo sepa mi amor. —La interrumpí antes de que pudiese decirme nada.

La niña calló, lo pensó un momento y comenzó otra conversación.

Es la realidad. Ni tiene sentido, ni quiero saberlo.

Por fin hoy he terminado el libro «El amor romantico perjudica seriamente la igualdad«

Tiene cosas interesantes y se puede aprender de él pero, lo siento, no me ha gustado. Tenía muchas ganas de terminarlo desde que lo empecé. Lo elegí por ser el más corto de los dos que quería leer y se me ha hecho demasiado largo. No lo he dejado porque me he propuesto terminar cada lectura que inicio.

Probablemente podrán decir que no me gusta por mi visión de hombre. Vuelvo a sentirlo, en ese libro se generaliza demasiado y yo me he visto reflejado, en algunas partes, como si fuese una mujer. He intentado darle la vuelta para intentar colocarme en otra óptica pero ni así. Supongo que no soy el público adecuado para ese libro.

Una vez lo he terminado he retomado el de Garriga y he comenzado con el otro libro que parece me va a interesar más que este último:

«Deja de ser tú«, Jose Dispensa

Aquí lo dejo por hoy (01:54) y también aquí termina el Tomo 2 de este diario. Nos vemos en la siguiente libreta.

Buenas noches mis amores.

FIN TOMO 2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad