16 de Julio de 2019 – Vivir Siendo Yo

23:29. Mis hijas ya duermen. La mayor continúa con molestias y con «nervios» en la zona del estómago. He utilizado una técnica de relajación antes de dormirlas y espero que pase una noche tranquila.

Esta mañana, después de salir de trabajar, ha realizado mi segunda práctica de yoga. Me he sentido muy bien, increíblemente bien. De echo me he preguntado por qué demonios no lo había probado antes. Al inicio de la práctica se nos invita a pensar en un Sankalpa: concepción, idea o noción formada en el corazón o la mente, un voto solemne o determinación para llevar a cabo, el deseo, la intención definitiva, el voto o la voluntad.

En mi caso ha comenzado, no podía ser de otra forma, desde la mente, pero ha terminado desde el corazón. Empecé a pensar, sin saber muy bien en que, y he llegado a que quería vivir, «simplemente», sin más. De repente me embargó una duda ¿vivir cómo?. En ese momento la respuesta ha surgido desde el corazón, inmensa, como una necesidad interior imposible de frenar…, «siendo yo mismo«.

Este es mi Sankalpa para toda mi existencia:

¡¡¡Vivir siendo yo!!!

Ahora me llega una nueva pregunta: ¿Y quién eres tú? Yo estoy en construcción, no soy el de ayer pero lo contengo, así como el de mañana contendrá al de hoy y a todos los anteriores. Estoy en crecimiento continuo, por lo tanto, ‘vivir siendo yo’ es vivir  libre, sin condicionamientos y responsable de cada uno de mis actos.

He terminado la práctica sitiéndome genial y eso que sudo como no podía imaginar que lo fuese a hacer. Necesito ayuda para adoptar correctamente las posturas  y sufro al mantener algunas pero me encanta.

Al recoger a las niñas me las han entregado sus abuelos, imaginé que ella estaría trabajando. La verdad es que me daba igual verla o no. Por otro lado sabía me la encontraría en la cita médica para las vacunas que le faltan a la pequeña. Nos fuimos a casa para preparar la comida. Mis hijas han estado geniales y ha sido una tarde de 10.

Antes de almorzar la seguidora del Troglodita, con la que anoche hablé bastante, contactó y nos preguntamos que tal estábamos. Mi respuesta fue clara:

Yo hoy estoy feliz con mis hijas. Disfrutándolas como hacía tiempo que no podía…

Hemos hablado alguna cosa más de su situación pero eso no pertenece a este diario.

La verdad es que hoy me he sentido muy bien en todos los sentidos. Cosas muy simples me han dado mucha alegría, por ejemplo la recepción de unas camisetas que había comprado online, algunas de las que tenía me quedan como auténticos sacos con la bajada de peso. He disfrutado como un niño probándomelas con mis hijas y viendo sus reacciones ante los modelos y los colores.

A la hora señalada hemos llegado al centro médico y al poco rato también lo hizo su madre. ¡Novedad!, no se de donde y no me importa (autoaplauso para mi).

Por fin mis hijas están al día con las vacunas. Al terminar mi ex-pareja me ha sorprendido con una pregunta.

—¿Qué van a hacer ahora?

Le podría haber dado cualquier respuesta cortante pero fui sincero:

—A merendar, que las niñas no lo han hecho todavía.

Nuestras hijas han comenzado a insistir para que viniese y, sinceramente, a mi me daba igual

—Vente si quieres.—La invité.

Su respuesta, después de dudar y pensarlo varias veces, me ha hecho gracia:

—No, eso va a confundir la cosa.

¿¿¿??? Creo que lo pensó en alto, no se la dirigió a las niñas y tampoco a mi. Yo me he sonreído, de verdad, a mi no me confundes y a las niñas creo que tampoco.

Nos ha acompañado hasta un lugar próximo al local donde me dirigía con las niñas. Me ha comunicado alguna cosa de las niñas y se ha despedido. Le ha costado bastante que mi hija mayor dejara de abrazarla, han intercambiado unas palabras y no me pareció que fuese una conversación «fácil». Yo me he mantenido alejado, jugando con la pequeña, es cosa de ellas. Luego tampoco le he preguntado a la niña sobre esa conversación.

El resto de la tarde ha continuado siendo de 10 hasta el momento previo a la cena. La mayor ha comenzado a sentirse mal, por suerte esta noche lo hemos superado muy bien creo yo. También la pequeña ha tenido su mal momento, la parecer tiene un sueño recurrente que la atormenta. De forma indirecta ha terminado contándomelo y ha quedado tranquila.

He hablado con mi hermana y me ha vuelto a felicitar por lo bien que lo estoy llevando. También le he dicho, reconozco que probablemente me he venido muy arriba, que comenzaba a sentir que soy yo el que está a un nivel emocional superior respecto a mi ex. Ahora me digo, «tranquilo troglodita, baja de la nube que te queda mucha evolución».

Aquí lo dejo, hoy he vivido siendo yo, mañana quiero lo mismo. Buenas noches mis amores.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad