27 de Junio de 2019

22:24. Hoy nos hemos levantado temprano para ir a ponerle la vacuna pendiente a mi hija mayor. Hemos esperado casi una hora hasta que nos ha tocado el turno. Una hora en la que no nos hemos dicho nada, ni siquiera hemos cruzado una mirada. Tengo que confesar que la he visto guapa, me sigue atrayendo mucho. Incluso he tenido que para algún pensamiento sexual con ella.

La vacuna ya está puesta con lo que sólo me faltan las de la pequeña para tener esto al día. Después de ponerla y como habíamos acordado me he llevado las niñas a desayunar. No hemos podido realizar lo que teníamos planeado, debido a la larga espera en la consulta médica. De todas formas lo hemos pasado bien en ese pequeño ratito.

A las 11:20 aproximadamente me despedí de las niñas y se las entregue en casa de su hermana. Ahí si nos despedimos con dos besos. Estaba sorprendido por lo que bien que me encontraba después de haber pasado tanto tiempo junto a ella. Mi castillo se desmontó rápidamente ya que en el coche comencé a llorar, aunque no me duró mucho. Por desgracia en casa me puse un poco peor. Yo ya pensaba en salir a correr con lo que en vista de mi estado no hubo duda. Durante la carrera he tenido que recurrir a mis palabras mágicas más de una, dos y tres veces «Perdóname, Lo siento, Te amo, Gracias». En el Km 16 ya estaba roto, normal con la poca continuidad que estoy teniendo.

El trayecto que he realizado hoy pasa por mi playa favorita por lo que me he detenido para refrescarme y luego he continuado hasta casa, después del baño poco más corrí. Pude comer un poco en casa y salí en dirección al aeropuerto para recoger a mi hermana y mi cuñada que hoy regresan, por fin, de su viaje de bodas.

Estaban muy cansadas por lo que poco hemos podido hablar, puesta al día rápida y las he dejado para que descasaran. Yo me he ido a marchado a mi clase de escalada, por si había sido poco la carrera del día.

No he podio hablar directamente con las niñas pero hemos intercambiado varios mensajes de audio.

Mañana veré a ese padre de la escuela con el que tengo pendiente una conversación de esta situación. A ver que puedo sacar de eso.

De momento continuo triste y con mucha pena. La culpa parece que la estoy dejando atrás, aunque a veces me acompaña. Desde luego ya no es la carga que era.

El libro de Bucay me está revelando aspectos de la atracción que me están abriendo un poco más los ojos. También ha vuelto Beret a mi vida con la canción Ojala, describe muy bien partes de mi camino.

Estoy muy cansado, lo dejo por aquí. Buenas noches mis amores. Espero que la vacuna te permita descansar vida mía. Las quiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad