17 de Junio de 2019

14:56. Soy feliz con mis hijas pero reconozco que no estoy completo.

Hoy después de salir de trabajar he pasado por el despacho del abogado para darle la documentación que me había solicitado.

He pasado la mañana organizando la casa para luego ir a buscar a mis hijas. Estoy feliz y tranquilo con ellas, eso a pesar de la «aventura» que me ha contado mi hija mayor del sábado. Ella me había avisado que posiblemente dormirían en casa de su hermana. Al parecer ella tenía otros planes para esa noche. La niña se cayó de la cama y al ver que no estaba su madre se asustó mucho. Parece que su hermana también se alarmó al ver que la niña no dejaba de llorar por lo que terminó llamando a su madre para que regresará.

La razón que le dio a las niñas para salir creo que es mentira por no decir que estoy completamente seguro. El domingo también las dejó un rato. Bueno, es su tiempo, ella sabrá pero creo que lo del sábado ha tenido que ser un pequeño susto y una gran lección.

Como he dicho estoy tranquilo pero he tenido mis momentos durante la mañana. En el super he tenido varios «conatos» de comenzar a llorar. Después he hablado un poco con ella de temas del cole. Habría deseado decirle mil y una cosa más, que la echo de menos, que necesito abrazarla, que la amo,… pero me he contenido porque a ella no le importa. Lo que me ha contado la niña del fin de semana me deja claro esto último. Sin embargo si me lo envié a mi mismo:

—Vivo enamorado de ti— En el super.

—No tengas la impresión de que no quiero verte. Lo deseo aunque luego me duela. Me gustaría abrazarte. Te echo de menos. Tanto por decirte y no puedo, me freno y escribo aquí. Aunque aquí no lo pongo— Mientras hablaba con ella.

En fin esta es mi realidad de hoy.

De madrugada mi hermana me envió un mensaje desde el otro lado del mundo:

—Estar con gente y hablar de otros temas te distrae. Que te quiero mucho y me duele verte sufrir pero es un proceso que tienes que pasar para que todo sea mejor.

Soy consciente de que este es mi camino. Ayer, en el trabajo, pensaba que por qué no iba a decirle cuanto la quería, por qué tenía que reprimirlo. Hoy tengo claro que no tiene sentido hacerlo. No es que a ella le de igual, o si, es que no está en eso ni para eso, desde luego no conmigo quiero decir. Aquí, en mi corazón, no tiene donde volver, quiero decir que no ha dejado nada por lo que volver. Ella ha cerrado esta puerta y ha tirado la llave muy lejos. Lo mejor que puedo intentar hacer yo es dejarla atrás. Aceptar que la amo pero que no puede ser y esperar pacientemente que algo cambie en mi. Sería más fácil si no tuviese que mantener contacto con ella. Será difícil porque la quiero, me resulta atractiva y la deseo sexualmente. Lo tiene todo, bueno casi todo, le falta el amor por mi.

Aún con todo esto, estoy tranquilo. Me gustaría que nos acompañase esta tarde a la playa, iremos después de piscina, pero no va a poder ser. Me he planteado revelar públicamente quien soy, quien es el Troglodita Emocional, pero tampoco tiene sentido. Tal vez aclare en que Comunidad Autónoma residimos. Eso hará más fácil la redacción de este diario. Bueno, ya veremos.

He superado la mañana metiéndome «en la actividad». Voy a por ello de nuevo para pasar la tarde.

 

23:17. Tarde y noche tranquila, dentro de mi tranquilidad de echarla de menos. Lo he pasado genial con las niñas en todas las actividades que hemos realizado y en los juegos que hemos hecho en la playa. También en la vuelta a casa y los preparativos para ir a la cama. Ahora ya hace rato que duermen.

Quiero escribir porque cada vez veo más claro lo infeliz que ella fue a mi lado al sentirse sin amor dentro de la relación. Como he dicho en entradas anteriores de este blog no la culpo por irse, la culpo por no intentarlo, porque cuando estuve dispuesto a hablar ya no tenía nada que decirme.

Siento mucho que se sintiera sin amor a mi lado y que yo no fuese capaz de verlo ni ella capaz de hacérmelo ver. Esta claro que las cosas se solucionan hablando y nosotros no lo hacíamos, no de lo importante.

Creo que en cierta forma ella me culpa a mi o me ve como responsable, que por supuesto lo soy en parte,  pero esto es cosa de dos. Me da la impresión de que ella no asume su parte de culpa, de responsabilidad. Esto también me duele y lo hace por dos motivos:

  • Como he dicho es cosa de dos y no sólo de uno.
  • Podría ser un motivo de duda en su decisión.

No podemos estar juntos, no como estábamos, no de la misma forma. Sin embargo sigo pensado que podríamos tener un gran amor, de haberlo intentado con todo sobre la mesa. Yo sin mi coraza y ella sin su mochila. Por eso me duele tanto que no lo intentase de verdad.

Hoy las niñas me han hecho varias preguntas durante la cena, bueno y antes incluso de salir de piscina. Yo les he dicho en dos ocasiones que se tienen que dar cuenta de que aunque mamá y papá se quieren mucho existe la posibilidad de que ya nunca vuelvan a vivir juntos. La cara de sorpresa de mi hija mayor era un cuadro. No ha dicho nada y ha continuado «con normalidad». Lo siento mi vida pero esa posibilidad existe, bueno seamos realista, es más probable que continuemos separados a un nuevo intento.

También he notado en la pequeña los reclamos que me lanza para hacer cosas «Vamos a este sitio, vamos al otro, quiero ir aquí, allí, etc, etc, etc» me habla de lugares de ocio, centros vacacionales, hoteles,… Es en cierta forma agotador, yo no llego a todos los sitios. Le he preguntado:

—¿Pero tú todo esto también se lo pides a mamá?

—No— ha sido su respuesta automática.

—Pues cariño, reparte un poco las vacaciones entre los dos.

Las niñas tiene claro que su madre no tiene dinero, ella se lo ha repetido muchas veces y creo que continúa haciéndolo. Yo lo entiendo pero tampoco quiero que las niñas me vean de una forma que no es la correcta.

Les daré todo lo que pueda a mis hijas pero no puedo ser su único referente en ese sentido. Se que hablo de lo material en este momento, cariño y amor nunca les faltará de ambos, pero de lo material yo no llego a todo y no me lo pueden reclamar sólo a mi.

Aquí lo dejo. Regreso  a la cama con las niñas. Buenas noches mi amores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad