13 de Junio de 2019

06:58. Ayer fue un día tranquilo en el trabajo como hacía mucho tiempo que no tenía. Esto me ha permitido hacer muchas cosas, entre ellas leer. Las he echado de menos, a las tres. He hablado con ella sobre una reunión que había en el cole hoy, respecto a los preparativos de la actuación de fin curso. Parece que la comunicación para estos asuntos vuelve a fluir. Evidentemente no es y creo que nunca será lo que fue. El resto de temas no existen para nosotros.

He terminado el libro de Joan Garriga y me ha servido de mucho. Creo que me ha enseñado más de lo que necesitaba en este momento. Fueron muchas las cosas que no hicimos bien, creo haber entendido donde estuvo el origen de nuestra separación de caminos, de nuestro mal amor. La perdida de nuestro primer embarazo le hizo comenzar a verme diferente, posiblemente también acentuó su ansiedad. A partir de ahí «la bola» se hizo cada vez más grande, acentuando mi rol de cuidador y aumentando mi dar. De esta forma «la deuda» en ella llego a hacerse insufrible. Por mi lado el no recibir en la medida que daba, el no tener de lo que me creía merecedor, hacía que diese más, que acompañara más, hasta que no puede más. Todo esto «sin hablarnos», «sin acompañarnos», sin comprenderlo.

Me ha enseñado también como es el proceso que me queda por delante, o como debería ser y a donde me tendría que llevar, de realizarlo correctamente. Este proceso es sólo uno aunque con infinidad de caminos y variantes. De momento tengo que seguir viviendo el duelo, continúo inmerso en él, asumir que la amo y que por eso mismo la tengo que dejar ir. llegará el momento, o debe llegar para sanar bien, en el que pueda amar todo esto tal y como ha ocurrido, agradeciendo todo lo que me dio durante nuestra relación. Ahora todo esto me suena lejano, puede que hasta imposible, pero es el camino que afronto.

Anche hablé con las niñas, estaban contentas y quedaron felices cuando les dije que mañana (hoy) probablemente las recogería mi padre del cole. Nos encontraremos en su casa cuando salga de trabajar, esto si no me da tiempo a ir yo a buscarlas.

También le envié un mensaje a la amiga de mi hermana para agradecerle su recomendación del libro, en cierta forma me ha proporcionado paz, aunque sólo sea momentánea por ahora.

En un rato llegarán mis compañeros y yo iniciaré un turno de mañana. Buenos días mis amores, es unos minutos les enviaré un audio de buenos días y nos veremos en unas horas. Las quiero mis viditas.

12:55. Hoy lo he entendido o al menos se ha formado esa idea en mi cabeza. He tenido la necesidad de escuchar la canción de Sebastián Yatra, ayer la subí al blog en una entrada anterior que se publicará antes que esta que escribo ahora.

He comprendido que nunca lo dejaste atrás. Hace ya muchos años comenzaste algo con él que se interrumpió al regresar conmigo. Ese algo siempre ha estado ahí, por eso pudiste besarlo ese día 7 de marzo, por eso sentiste el impulso de ir con él ese día 12 de marzo, aunque lo estuviésemos intentando nosotros.

He llorado mientras caminaba por las diferentes áreas de mi trabajo durante el turno de mañana de hoy. ¡Qué triste ha sido verlo para mi!¡Qué triste ha tenido que ser vivirlo para ti!. Han sido muchos años a mi lado de esa forma. No se si lo tenías dormido o lo tenías presente pero estaba ahí. Cuanto lo siento por los dos mi amor. Esta es otra razón más para soltarte, para dejarte ir y que seas feliz. Yo quiero intentarlo pero continuas estando muy presente en mi vida y en mi mente. Te veo y te amo en las niñas, te veo y te amo en mis recuerdos. No quiero dejar de amarte pero tampoco me puedo estancar aquí.

También veo que no tiene sentido esperar, tu corazón puede que nunca estuviese conmigo. ¿A dónde querrías regresar? Nada te une a mi salvo las niñas. Me duele pensar que tal vez te hubieses o te has planteado como habría sido tu vida si no hubieras cortado esa relación, de no haber regresado conmigo, sin haber tenido a nuestras hijas.

Regresa de nuevo el fantasma de la mentira. ¿Tantos años de mentira?¿Todo este tiempo junto a alguien que no me amaba? Ahora entiendo cuando el día 4 de abril, hablando junto al mar me dijiste «No quiero hacerte daño…. no todo fueron malos momentos, viví cosas muy bonitas». ¿Pensabas en él?¿En como habría sido durante esos momentos malos?.

Pienso que para sanar, como dice el libro de Garriga, tengo que abrazar todo esto y amarlo como fue. Ahora no me veo capaz ni de asumirlo y deseo estar completamente equivocado. ¿Cómo demonios voy a poder amarlo?. Tiempo, necesito más tiempo.

Estaba relativamente contento, la perdida de peso había parado, incluso he recuperado un poco. Ya veremos ahora. En un rato llegarán las niñas, mi padre ha ido a por ellas y comemos en su casa. Ojalá ellas logren iluminarme la tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad