06 de Junio de 2019

22:47. La madrugada ha sido muy complicada. Las niñas estaban muy inquietas y para colmo he soñado con ella. Noche de «Perdóname, lo siento, te amo, gracias». Esta última palabra es la que completa el mantra pero para mi no tiene mucho sentido por el momento.

En el sueño hablaba con ella pero sus últimas palabras se me han grabado a fuego y son las que me han despertado:

«Tú mataste a nuestra familia poco a poco«.

Lo único que tenía para intentar sacarlo de mi cabeza eran esas palabras que he repetido una y otra vez; Perdóname, lo siento, te amo, gracias.

Para despertar a las niñas les he puesto la canción de «La Macarena», petición de mi hija mayor. Mientras nos vestíamos han continuado sonando canciones de forma aleatoria hasta que ha comenzado «La Ventanita», de Sergio Vargas. No he podido con ella.

Después de dejar a las niñas en el cole he organizado la casa y me he ido a mi segunda clase de escalada. He salido reventado pero tranquilo, durante ese tiempo es complicado pensar en otra cosa y eso ayuda.

Me he llevado a las niñas a comer de menú. La tarde se ha puesto buena y a mi «me pesaba» la casa por lo que nos hemos decidido ir a la playa. Hemos regresado a casa para hacer algo de tiempo y las niñas han terminado el ver una película que teníamos a mitad, yo he «siesteado» un poco.Terminada la peli la pequeña me ha acompañado a la azotea. Mientras yo recogía la colada ella se ha puesto a pintar en la pizarra que les hicimos en una de las paredes. Su dibujo me ha roto:

Esta es la representación de su familia, con sus nombres escritos, a su manera (niña de 4 años pintando con tizas). El nudo que me ha dejado en la garganta ha sido impresionante, así como la lección que me ha dado la niña. Esta es su familia y no otra, estén como estén sus padres. Mi hija me ayuda a abrir los ojos.

De vuelta a casa las niñas han hablado con su madre. Le han contado lo que hemos hecho y posteriormente le han preguntado por lo que hacía ella. De nuevo ha mentido, pero esta vez me ha dado la impresión de que le costaba hacerlo. Bueno, suelo tener la impresión de que llora al hablar con ellas, también puede que solo esté resfriada.

Hoy la he echado de menos. No ha sido malo pero ha estado muy presente en mi mente.

Aquí lo dejo por hoy. Buenas noches mis amores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad