02 de Junio de 2019

23:24. Ayer se convirtió en un gran día. Después de recoger a las niñas fuimos a la actividad de escalada. A las niñas les encanta y yo no descarto empezar el curso de iniciación. Estoy muy «flojo» del tren superior y creo que puede ser una actividad que me distraiga y me ayude en ese sentido.

Después de eso nos fuimos a llevar la ropa para la boda de mi hermana a la lavandería y, a continuación, a un centro de deportes para comprar un par de artículos para las niñas y para mi. Siempre me termino gastando mucho más de lo planeado inicialmente.

Comimos en familia y salió el plan del tarde, a la playa en busca de sol. Les comenté de una pequeña playa familiar y ahí que nos fuimos. La tarde fue genial, sólo empañada por el encuentro con una prima de mi ex-pareja. Se ve que no sabe nada de esta situación y menos mal que ya se marchaba no siendo necesario entrar en explicaciones.

Las niñas se lo han pasado genial y yo también. De echo lo comenté con mi hermana por la noche. «Voy a disfrutar este momento que ya llegarán los malos«.

No tardaron en llegar ya que toda esa sensación  se había marchado al despertar hoy. Todo el día, incluso de madrugada, ha sido de mucho «cortar» y de «Perdoname, lo siento, te amo».

«Por suerte» a mi hija mayor le ha picado algún insecto durante la noche y ha tenido una pequeña reacción alérgica. Eso me ha traído a tierra y me la he llevado a urgencias al ver que continuaba inflamándose. Finalmente se ha solucionado con una pomada.

El plan del día ha sido desplazarnos a una zona de baño de la provincia que también es un gran paraje natural. Menos mi hermano y mi cuñada hemos ido toda la familia.

De nuevo las niñas lo han disfrutado mucho haciendo lo que yo hacía de niño. Yo no he disfrutado tanto como ayer aunque lo he pasado bien. He tenido que continuar cortando discusiones que nunca existirán.

Hemos regresado relativamente pronto para que las niñas pudiesen descansar de cara al cole de mañana. Las he bañado y han cenado en casa de mis padres por si se dormían en el coche, durante el trayecto que restaba hasta casa. Nada más llegar he comprobado el móvil a ver si su madre había contactado y no tenía nada. Las niñas tampoco me han comentado nada por lo que pensé que tal vez se había despedido de ellas cuando contactó esta mañana, preocupándose por la «visita» a urgencias.

Después de dormirlas he visto que incluso había intentado llamar. Le he explicado la situación de cuando llegamos a casa y le he comentado el tema de la pomada a la niña, comida, etc. También hemos hablado del día de la boda de mi hermana, que les corresponde estar con ella y hemos llegado a un acuerdo satisfactorio para ambos. Por último ya está decidido que comenzaremos con tres días en el mes de julio. Esto me facilitará  el tema de mi trabajo y sobre todo las actividades con las niñas, viajes, acampadas, etc, etc.

En ese sentido estoy muy contento. Por otro lado veo que esto es lo que tengo y ni tengo, ni puedo ni debo esperar nada de nada. Es duro pero tampoco me queda otro remedio.

No le voy a dar mas vueltas. Lo dejo aquí y me voy con las niñas. Buenas noches mis amores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad