31 de Mayo de 2019

07:23. «Perdóname, lo siento mucho, Te amo»

Este mantra, además del, «Esto no existe», son las palabras que más se repiten en mi cabeza. Ambos dirigidos a mi, con mucho amor y compasión.

Intento practicar el «no» huso de la palabra, ni mental ni hablada. Me sigo sintiendo cansado aunque más tranquilo.

Llevo varios días pensando en temas de los que me culpo y donde veo que mi falta, o nuestra falta de comunicación, fue un lastre, la limpieza de la casa por ejemplo. Llegado el momento la descargue sobre ella, ahora me doy cuenta de la gran carga que supone, sobre todo si también estás con dos niñas. Mi casa no es precisamente pequeña y mantenerla al día puede resultar agotador, sobre todo si el nivel de exigencia es tan alto como el mío en estos momentos. Además es necesario ver el estado desde el que he partido. Imagino que lograré un equilibrio, aunque de momento no lo vea.

De nuevo en un turno de 24 horas, a ver que me depara el día. «Perdoname, lo siento mucho, te amo».  A veces no es sólo para mi, a veces lo comparto con ella. La amiga de mi hermana tiene razón, tengo que perdonarme a mi mismo para poder comenzar.

18:31. Carta de reproches.

Buenas tardes mi vida,

Llevo días evitando este momento pero no puedo demorarlo más. Realmente no se que reprocharte y ya tengo un nudo en la garganta. Espero que poco a poco fluyan las palabras.

Creo que mi principal reproche ahora mismo es no haberlo intentado. Según tú lo hiciste durante mucho tiempo pero yo no lo vi y cuando lo vi, tú ya no querías. ¿Por qué quisiste intentarlo entonces? ¿Para qué darme esperanzas o hacerme perder el tiempo?.

¿Por qué no hablábamos [Su nombre]? Mi culpa, la tuya,… me da igual ¿Por qué no lo hacíamos? ¿Cuándo dejamos de hacerlo?.

Me dijiste que tenías dudas desde hacía mucho tiempo, yo se que ya el año pasado te planteaste dejarlo y me lo reprochaste. Me preguntaste que ocurriría y mi respuesta fue clara “¿A dónde vas a ir tú?” No fue la mejor respuesta, lo se, pero estaba cansado. Cansado de tu inacción, del conformismo con tu situación. No podía más con eso. Llegó un momento en el que incluso ni tus lágrimas me afectaban. Me reprochaste esa respuesta como diciéndome, “pues mira si me puedo ir”. Mucho tiempo con dudas. ¿He vivido una mentira [Su nombre]?. Hace tiempo que ya lo escribí en el diario, en cualquier caso era tu mentira, para mi era real, era mi vida. Para “aminorar el golpe” me dijiste que no todo había sido malo, que habías tenido momentos muy bonitos. ¿Me tiene que reconfortar eso? En esos momentos nacieron nuestras hijas. ¿Fueron esos los momentos bonitos?.

Le dijiste a tu terapeuta que era inteligente, que funcionaba muy bien en la actividad, que no podías decir que fuera malo, que nunca lo había sido pero que era un Troglodita Emocional y tú necesitabas más, que estabas a otro nivel y habías encontrado a una persona que te daba lo que necesitabas ahora. Lo siento, continúo sin entenderlo. ¿Te enamoraste en 2 días mi amor? ¿Cómo es eso posible? ¿Cómo lo has podido tirar todo por la borda de esta manera?.

Me veo separado de mis hijas para que tú seas feliz. Le contaste una “bonita historia” a las niñas que terminaba en que esto era lo mejor antes de que hubiésemos comenzado con discusiones. ¿Cómo sabes que habríamos terminado así?. Nunca te lo dije pero cuando volvimos, después de [Nombre de la chica por la que rompí la relación hace muchos años], yo me prometí que nunca te dejaría, que siempre estaría contigo pasara lo que pasara. No ha sido la razón, ni lo había recordado hasta este proceso pero cuando yo digo de estar con alguien lucho hasta la muerte. “Soltarte” está siendo lo más terrible que me ha ocurrido nunca. Tal vez por ese proceso que vivimos en el pasado, en el que estábamos en los lados opuestos a la actualidad,  yo fui tan razonable, “ahora le ha tocado a ella… te toca el otro lado [Mi nombre] pero se lo debes”. Sí, pensé esas cosas cuando me dijiste lo de tus dos encuentros pero no fueron la razón para permanecer a tu lado, lo hice por que realmente creía en un nosotros.

Te reprocho luchar ahora y no antes por salir de tu situación. Por eso no te apoyaba económicamente, para que lucharas, para que te movieras. No hiciste nada o no era ese tu momento. Tantos años esperando para encontrarme con esto. Eres la mujer de mi vida y ahora ya no estás. Estás haciendo todo lo que esperaba que hicieras pero sin mi. ¿Dónde he quedo yo?.

Todas estas preguntas quedarán sin respuesta y todavía me falta mucho que avanzar como para que no me importe.

Me reprochaste no haberte acompañado después del parto de [Nombre de nuestra hija mayor], cuando estabas con los puntos y sin poder moverte de la cama. ¿Qué crees que hacía cuando me ocupaba de todo? De la niña, la comida, la casa, cambiarte cuanto te lo hacías encima por culpa de los laxantes,… No lo sabía hacer mejor ¿Es qué no lo ves? Te di lo mejor que tenía.

O después de la perdida (antes de tener nuestras hijas), momento en el que ahora creo que comenzaste a dudar. Fue un gran golpe para ambos pero yo quería avanzar y tú continuabas en ese momento. Lo siento mi vida pero teníamos que continuar o tal vez yo tenía que huir, no podíamos seguir en ese instante y te lo dije. No se si bien o mal pero creo que hoy habría hecho lo mismo.

Te podría reprochar el no haber hecho amigos, o el no haberlos conservado, que mi relación con otras mujeres fuese pensando siempre en no contrariarte. Aquí me doy cuenta de como me absorbías pero eso no es culpa tuya, es mía por permitirlo, incluso con mi propia familia.

Esto es lo mejor para ambos pero se que podría haber sido muy diferente. Podríamos haber sido muy grandes pero eso ya no existe, aunque yo continúe con esperanzas de que algún día sea realidad.

No se vivir sin ti y eso tampoco te lo puedo reprochar. Porque yo lo permití o porque te sigo queriendo. No se cual es la razón o si lo son ambas.

Te quiero mi vida, no es dependencia. Quiero a nuestra familia, esa que tú has dividido. Me dijiste que te veía como verdugo y lo único que habías sido era honesta con una pregunta muy concreta. Creo que eso es una verdad a medias. Lo tenías decidido desde hacía tiempo y creo que pensabas que lo superaría con más facilidad, que pensabas que no te amaba. No te has dado cuenta de que has perdido a la persona que más te ha querido, la que más te ha cuidado y apoyado, tal vez no en la última etapa o incluso también en esa aunque no te lo demostrara al hacerlo. Espero que algún día te des cuenta aunque puede que no sirva para nada.

No te puedo decir adiós mi amor. Lo dejaré en un hasta pronto.

 

23:27. Ya le he enviado los ejercicios a la terapeuta.  A ver que logramos sacar el lunes que tengo cita con ella.

Durante el día me ha enviado algunas fotos de las niñas, reenviadas de las que, imagino, le enviaba su hermana. He entendido que ella estaba trabajando. Cuando me envió las fotos de las niñas en el museo al que yo las había llevado le he respondido con un «Super día con tu hermana». Ya no he recibido nada más. Puede que no tuviese nada más que enviar o que le molestase el mensaje, no fue mi intención.

Ya por la tarde me ha dicho que esta noche volverían a dormir en casa de su hermana y que las podía recoger en su casa, está muy cerca del centro de escalada al que volvemos a ir mañana. No se si estará con las niñas o saldrá corriendo y las dejará con su hermana.

Respecto a este diario voy a comenzar a ser un poco más escueto. Ya son «muchas» las personas que saben que estoy detrás por lo que no quiero exponer más de lo necesario.

Lo dejo por aquí. Buenas noches mis amores, nos vemos mañana tempranito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad