26 de Mayo de 2019

10:55. Acabo de dejar a las niñas o más bien te acabas de ir con ellas. Estoy contento y triste a la vez. Por un lado nuestra hija mayor no se ha sentido mal hoy por otro vuelvo a estar sin ellas.

En efecto te has ido a la velocidad de la luz. Tenías puesta, si no me equivoco, una camiseta suya. Veo que calculaste mal la ropa que te has llevado a su casa para estos días. En realidad esto es sólo una suposición y no lo se. Por lo menos anoche, cuando la niña habló contigo, no le mentiste y le dijiste que no estabas en casa de tus padres. No creo que fuese la verdad lo que les dijiste sobre donde estabas ni que luego volvieses a casa de tus padres. En fin, eso tampoco es cosa mía.

Las niñas tienen un cumple hoy. El plan es llevar patines, bicicletas, patinetes,.. cosas con ruedas. Ayer mismo hablaba con mi hermana que me extrañaba no saber nada de tus planes o si te querías llevar algo. Esta mañana fueron las niñas las que me dijeron que les habías dicho que cogieran los patines. Me ha molestado que las utilices de «Corre, ve y dile». Se lo comenté a las niñas y también te lo he comentado a ti «Me he enterado hace unos minutos de lo de los patines, que las niñas no sean nuestro corre, ve y dile». Me has contestado que pensabas que habías visto los mensajes y que daría por echo lo de los patines ya que las bicicletas no entran en tu coche. Mi respuesta ha sido clara «No se nada de tus planes ni de como te organizas por lo que no puedo dar nada por echo». A ver si logramos mejorar la comunicación.

Me he despedido de las niñas y estaba entrando en casa cuando he escuchado el claxon de tu coche. Al asomarme me has pedido las gafas de la mayor. Es cierto, antes de que llegaras habíamos salido con las gafas y ella iba sin sus gafas. Tenía intención de cambiarla de ropa ya que se había manchado pero tú te querías ir nada más llegar. Te lo comenté «La iba a cambiar y ponérselas pero como estás desesperada por irte…».

También, antes de eso te había dicho que esa camiseta te quedaba grande, no se porque, tal vez para señalarte que sabía, o más bien intuía, de donde venías. El bolso con ropa en tu coche me lo confirmó.

Como me puse a mi mismo en los mensajes que nunca te enviaré:

«Despertar parecido al de ayer. Me has faltado para besarte y acariciarte. Esta situación es complicada, los días que estás con las niñas las echo de menos a rabiar. Los días que ellas están conmigo y tú eres «libre», te echo de menos a ti y no dejo de pensar en lo que estarás haciendo o con quien estarás. Cada día tengo a quien echar de menos…

Es una mierda quererte y no poder dejarte atrás…

Imagino que has pasado la noche con otro y ahora mismo deseo y temo verte a partes iguales…»

En fin, mis miserias. Enfrentemos este día de soledad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad