24 de Mayo de 2019

23:42. Pensaba que no tenían mucho para escribir aquí pero me he dado cuenta que no es cierto después de hablar con mi hermana. Creo que es necesario describir mi estado de ánimo hoy antes de comenzar a relatar el día. Comienzo a estar «levemente» enfadado, una sensación de «cabreo» por así decirlo.

Antes de ir a firmar el acuerdo con el abogado he parado en un centro de bricolaje. Quería comprar algo de material que me permitiese finalizar la puesta en funcionamiento del nuevo mueble del cuarto de baño. Ahí recibí sus mensajes con las novedades de las niñas. ¿No puede escribir todo eso en un único mensaje?. Te he puesto de pesada para arriba al ver que no dejaba de sonar mi móvil cada pocos segundos. Para terminar enviaste el «bonito emoticono» del besito, 😘, con un «Buen día». No le mandé respuesta.

Una vez finalizada la compra fui al despacho del abogado para la firma. Se sorprendió por mi bajada de peso, luego hablaré sobre este tema. Mantuvimos una pequeña charla sobre el resto de asuntos que me lleva, lectura del documento en cuestión, firma por triplicado y una cosa menos. Fue más fácil de lo que yo esperaba. El próximo lunes, a las once de la mañana, lo firmará ella según me comentó. A partir de ahí unos dos meses para ratificarlo en el juzgado.

A continuación pasé a recoger los resultados de las pruebas médicas de mi hija. Todo correcto. Le envié una foto del informe y me respondió con un «Gracias 😘«. Me comienza a molestar ese emoticono, no me lo creo.

Camino a casa hice el recorrido por la carretera de la costa, evité subir por la otra carretera para no mirar si su coche estaba o no en casa de sus padres.

Me dediqué a finalizar los trabajos pendientes antes de ir a buscar a las niñas. Camino de la escuela pensaba que sería interesante comenzar un árbol de mi vida en el que ir plasmando mis emociones, sentimientos, ilusiones, personas importantes,… Pensé que le tendría que dedicar una rama a ella y, sin previo aviso, comencé a llorar y no paré hasta llegar al cole. «Pero, ¿Por qué? Si yo estaba bien.» Esa era la pregunta que me venía a la mente mientras lloraba. Me queda claro lo mucho que tengo que sacar todavía.

Había descartado la piscina para esta tarde ya que ella me había comentado que la pequeña estaba acatarrada. Las niñas y yo fuímos a comer a un bar próximo a la escuela. Ahí decidimos el plan para esta tarde, ha sido una comida muy divertida. Pasaríamos por casa a refrescarnos, ir a comprar su calzado para la boda y luego a la playa, para sacar todos los mocos.

Las niñas se han entusiasmado con como ha quedado el baño, lo mejor es que todavía no está finalizado. No fuimos capaces de encontrar unas sandalias que nos gustaran, continuaremos la búsqueda mañana. Mientras estábamos buscando hemos pasado junto a un puesto de quesos. Mi hija mayor me ha comentado que ya le gustan todos los quesos, yo le he respondido que era normal:

—A medida que crecemos los gustos varían, mirá a mamá.

Lo siento, se me ha escapado. Me he dado cuenta y me he mordido la lengua antes de continuar diciendo algo más.

Camino de la playa las niñas me preguntaron por una festividad próxima en la que nos solíamos caracterizar.

—¿Te vas a vestir este años papá?

—Creo que no mi vida, ustedes van a estar con mamá. No se cuales serán sus planes o si ustedes se vestirán.

—A nosotras nos gustaría.

—Lo se cariño pero la situación ahora es diferente y puede ser algo complicado.

—Nos gustaría estar los cuatro juntos.— Respondieron ellas.

—A mi también mi amor pero ya sabes que ahora, como dormimos separados, las cosas son diferentes.

No quedaron muy conformes la verdad. Sus vestidos están en casa y hemos quedado en probárselos para ver como les quedan.

Hemos pasado buena tarde, aunque me ha vuelto un ramalazo de indignación al recordar que el pasado sábado ella me pidió que preparase a las niñas para ir a la playa cuando las recogiese (todo eso estaba en casa). Yo lo hice de mil amores. Incluí varias mudas de bañador para las niñas, los manguitos  de la pequeña, las toallas de las niñas, la crema solar ecológica que utilizamos,…. Sólo regresaron la mitad de los bañadores y 1 único juego de manguitos. Entiendo perfectamente que no va a depender de mi para llevar a las niñas a la playa y me da igual la crema solar pero lo de las toallas. ¿Esto qué es?¿Tengo que volverlas a comprar yo?. Me molestó en su momento y hoy lo he recordado pero no se las voy a pedir, que le aprovechen. Eso sí, espero que no vuelva a pedirme nada. Respecto a los vestidos para la fiesta solo saldrán de casa si luego van a regresar.

Ya en casa, mientras estábamos con las duchas, ella contactó para que la avisara si las niñas querían hablarle por teléfono, que ayer les había costado un poco ponerse cuando llamé yo, las encontró reacias según me decía. Yo no noté nada, de echo les pregunté a las niñas si no les había apetecido hablar conmigo el día anterior. En definitiva, las niñas querían hablar con ella por lo que le dije que llamase una vez finalizados los baños.

Habló un rato con ellas, en algún momento me dio la impresión de que le dolía hacerlo, que las echaba de menos. Esa fue mi impresión, subjetiva completamente, a saber cual será la realidad.

Mi hija mayor ha finalizado un dibujo en el que llevaba enfrascada los últimos tres o cuatro días que ha pasado aquí. La verdad es que ha quedado impresionante. Me pidió que te enviase una foto y así lo hice una vez terminaron de hablar con ella. Ella la felicitó por el enorme trabajo que había hecho y la gran paciencia que había tenido para terminarlo. Les deseó buenas noches y de nuevo el emoticono. esta vez para las niñas, vale lo acepto.

Mis pequeñas ya duermen, la pequeña está con un poco de tos. En este momento se me vienen a la mente dos anécdotas que me han contado las niñas. Me gustaría compartir lo que pensé cuando me las contaron.

El pasado miércoles le robaron el contenido de su monedero en el vestuario de la piscina y es que solo a ella se le ocurre dejarlo ahí. Se lo comenté a las niñas: «Ya verán como eso no le vuelve a pasar.» También ese día las niñas le contaron todos los avances de la mayor en equitación y la «media clase» de la pequeña. Al parecer se sorprendió bastante y les indicó a las niñas que no había recibido ninguna foto.

¿Perdón?. Lo siento pero para recibir primero se tiene que dar. Yo dí, ¿Recuerdas el día que fuímos al monumento natural por ejemplo?. Dí y no recibí nada. Ahora actúo como ella. Le respondo a sus mensajes de la misma forma que lo hace ella, solo le envío las fotos que las niñas me piden que le envíe. ¿Le extraña mi forma de actuar?. Me sorprende ya que es la misma medicina que he estado recibiendo yo. Igual la encuentra amarga pero es que son sus mismos actos. Yo he aprendido, ahora le toca a ella.

Todo esto es lo que me hace «deducir» que comienzo a estar enfadado, más que deducirlo lo siento crecer dentro de mi.

Hora de ir con mis niñas que mañana tengo actividad sorpresa con ellas. Buenas noches mis amores.

P.D. Olvidé comentar lo del peso. Hoy ha sido el primer día que he visto los 77kg en la báscula. No quiero ni debo perder más peso, me he preocupado bastante. Le he pedido a mi hermana que me recordase el nombre del complemento que me recomendó hace unas semanas. Todavía no lo he comprado pero no puedo tardar en hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad