22 de Mayo de 2019 – ¿Valiente? Yo no me siento valiente

09:08. Hoy me he vuelto a despedir de mis hijas. La mañana ha sido dura, mi hija mayor no se encontraba bien y solo ha logrado hacer medio desayuno. Se me ha abrazado tantas veces como ha podido. Le he logrado sacar que esta situación no le gusta, a mi tampoco mi amor. Les he dicho a ambas que me llamen cuando quieran, ya se saben mi número de teléfono, o si me quieren ver se lo digan a su madre, yo haré todo lo posible por estar con ellas. Son «solo» dos días, pero que largos se me hacen.

Al llegar al cole las niñas me preguntaron si tenían mensaje de mamá. No había nada, han quedado un poco decepcionadas.

Justo al dejar a la pequeña, también decepcionada conmigo por no poder jugar con ella, me he cruzado con un padre del cole de mucha confianza, tanta que es el único que sabe de este blog. Ha detenido su coche junto a mi para decirme que le parezco muy valiente por todo esto que estoy escribiendo. Yo iba un tanto «roto» después de despedirme de las niñas y con cara perpleja le he respondido «¿De verdad?». Me ha contestado que estaba alucinando con lo que había leído y me daba muchos ánimos para poder llevar todo este proceso. Le he dado las gracias por sus palabras. Posteriormente le he enviado un mensaje agradeciéndole el comentario y explicándole que los días que dejo a las niñas me cuesta mucho arrancar, que me disculpase.

Al llegar a casa he llorado, por mi y por mis hijas. Me resulta muy duro en todos los sentidos. Yo mismo me sorprendo, casi 2 meses y continúo de esta manera. Ha sido un golpe demoledor y todavía ni he reaccionado. ¿Valiente? No lo soy, es un blog anónimo, sólo es mi historia y si hago balance he cometido más errores que aciertos en este corto periodo de tiempo:

  • Controlarla.
  • No soltarla y no se cuando podré hacerlo.
  • Empeñarme  en la Patria Potestad
  • Rechazarla, produciendo rechazo en ella lo que se traduce en una peor relación.

¿Dónde está lo valiente aquí? Contarlo es una ayuda para mi, no es valentía. De todas formas gracias por el comentario, de verdad. Al menos me confirma que lo que yo consideraba que podía ser un contenido «potente» lo está siendo para alguien.

Creo que voy a salir de casa. Iré a devolver unos artículos y a comprar un mueble para el baño.

Buenos días mis amores. Disfruten del día y de su madre. Las quiero con todo mi corazón. Hablaremos esta noche y nos veremos el viernes.

23:55. El día ha sido «choff», no tengo mejor forma de definirlo. Avisé a mi hermano y salimos a comprar lo que tenía planteado. Al final hemos pasado casi todo el día juntos. Me ha ayudado mucho con el montaje e instalación del mueble, de echo no lo hemos podido dejar terminado ya que tenía que salir para mi cita con la Terapeuta.

Ella ha estado muy presente durante todo el día. [Continúo teniendo que hacer un gran esfuerzo para tratarla en tercera persona]. Me habría gustado preguntarle por la piscina de la pequeña, el último día no salió convencida, pero me he tenido que contener para no hacerlo. Estas cosas me producen mucha rabia, pero creo que no puedo hacer otra cosa.

Con la terapeuta continuo avanzando. Me ha preguntado por mi comunicación con ella, le he explicado que es inexistente. «Nos limitamos a pasarnos las novedades de las comidas de las niñas pero sin esperar respuesta del otro».

También le expliqué el día que vino a casa en busca de la ropa y los muebles. «Rechaza tu ayuda» fue el comentario de la terapeuta.

En este punto volvimos a analizar la estatua de nuestra relación actual. Ella me hizo ver tu enfado conmigo, era tu forma de «obligarme» a mirarte tal y como eres ahora.

Repetimos este ejercicio para el momento actual. Nos coloqué de espaldas, separados unos 10cm. Analizando las figuras yo experimentaba pena, soledad, tristeza, rabia,… Situado en tu lugar sólo se me ocurría libertad. La terapeuta me indicó que también había rabia y pena en tu lado. Para ella lo más importante es que ninguno quería dar un nuevo paso para separarnos todavía más. En mi caso lo tengo claro, en el de ella no se como puede estar más separada todavía. Ella me explicó que aún en otra relación se tarda mucho, mucho tiempo, en asimiliar una ruptura, aunque el paso lo diese uno mismo.

Me preguntó si yo tenía esperanzas de volver, le dije que ella era mi proyecto vital, la mujer de mi vida, y que sí, me veía con ella. Evidentemente no me valdría lo que tenía antes. Tendríamos que cambiar mucho ambos pero lo reconozco no me veo con otra persona. Hoy mismo, al llevar a las niñas a la escuela, pensaba «Solo me veo envejeciendo junto a ella».

Ella me dijo que yo no podía vivir de ilusiones, lo mismo que me dijo mi hermana cuando se lo conté. Se lo expliqué a ambas: «Tengo muy claro donde estoy, pero al igual que no puedo dejar de perder peso tampoco puedo negar mis sentimientos hacia ella; buenos o malos, para bien o para mal es lo que tengo dentro«.

Estoy muy cansado, continuaré mañana. Buenas noches mis amores, las echo mucho de menos. Hablaremos mañana. Las quiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad