21 de Mayo de 2019

00:41. La tarde no ha sido mala, hemos estado en piscina y las niñas han salido muy animadas. Después de merendar la pequeña se ha puesto a dibujar y la mayor a hecho sus deberes. Yo por mi parte a comprobar los textos de las próximas publicaciones del blog.

Ha sido mi hija mayor quien ha hecho público el blog en Internet. Ya está accesible con las tres primeras entradas. Estoy contento con el resultado. Les he pedido a unas pocas personas de mi núcleo que lo compartan en sus redes sociales.

Durante la ducha les he preguntado a mis hijas como veían la casa. «Muy cambiada y muy limpita» han sido las palabras textuales de la mayor «antes cuando estabas con mamá aquí estaba…» No la dejé terminar, le he terminado yo la frase «Sucia mi amor». Les he dicho que sí, que es también una de las razones para estar separados aunque más bien les tendría que haber dicho que el estado actual de la casa es una consecuencia de eso. También les he dicho que no se callasen y si veían algo sucio me lo dijeran. «En esta casa estoy yo solo para las tareas de la casa y en casa de los abuelos son tres adultos, me puedo despistar en algo por lo que necesito su ayuda».

Tras dormirlas he hablado brevemente con mi hermana que me ha pasado el vídeo de un anuncio que me ha removido profundamente:

Para terminar la noche me he dedicado a programar publicaciones en las redes sociales del Troglodita, de esa forma he llegado a la hora actual. La verdad es que he quedado contento con el resultado global.

He consultado con el abogado la posibilidad de ir a la firma inicial por separado. Me ha contestado que lo puedo hacer de esa forma si quería. Creo que lo haré así para no verla, será bueno para mi y seguro que un alivio para ella.

Bueno me retiro ya. Las niñas han decidido volver a dormir en la cama grande, conmigo, para probar el nuevo edredón. Creo que no lo he dicho hasta ahora, la cama «grande» mide 2,40 metros de ancho, son una cama de 1,5 y 0,9 metros unidas. Así ha sido los últimos casi 9 años durante los que practicamos colecho con las niñas. Con esto solo quiero indicar que estamos muy cómodos cada uno con su espacio, aunque me gustaría poder deshacerme de la cama de 0,90 metros y volver a tener más espacio en el dormitorio. Todo a su debido tiempo.

Buenas noches mis amores. Estoy profundamente enamorado de ustedes y agradecido por cada segundo que puedo disfrutar a su lado.

23:56. He pasado una mañana tranquila ocupado en clasificar y colocar la ropa de las niñas. Por el momento puedo dar esto por finalizado.

Curiosamente y sin preverlo he hablado con la amiga de mi hermana. Incluso me dijo que la próxima semana estaría de vacaciones y podríamos quedar para charlar. Sinceramente me he asustado. Se que ella es sincera y no quiero nada más que charlar pero mi mente se ha ido a otro escenario. Ahora mismo no estoy para nadie, no quiero interferencias en este proceso. Estoy seguro que ella tampoco pero como ya he indicado, me he asustado. Le he dicho la verdad a medias. En general mi agenda es una caos entre estar con las niñas, mis turnos de 24 horas pero para las próximas semanas ya es un locura al tener un turno extra que me puesto yo mismo para poder liberarlo más adelante. Le he terminado diciendo que siempre nos quedará el Whatssap para estar en contacto.

Poco tiempo he tardado en recalcarme a mi mismo que no soy bueno para nadie ahora, antes de recoger a las niñas de la escuela he ido a una sastrería para terminar de ajustarme el traje que he comprado para la boda de mi hermana. He acabado con bastante tiempo libre antes de ir a por las niñas y se me ha pasado  por la cabeza acercarme a la carretera inferior de la casa de sus padres a ver si veía su coche y comprobar si ella estaba allí. Me he tenido que decir no a mi mismo un millón de veces, además estaba seguro que de no estar habría terminado acercándome a la otra casa donde ahora pasa el tiempo. Esto se terminó. ¿Con qué sentido?¿Para qué?¿De qué te servirá? Estas preguntas son las que me han ayudado a no realizar ese acto tan irracional.

La tarde con las niñas en equitación ha sido genial. La mayor ha cambiado de caballo y ya está integrada en las clases intermedias. La pequeña me ha pedido su primera clase y no el paseo habitual. Hoy ambas han estado felices y yo con ellas. Les he sacado fotos y vídeos pero no le he enviado nada a ella. No me ha apetecido, no he querido, no, simplemente no.

He estado observando a la mayor y ha estado bien justo hasta después de cenar. Merendó y cenó bien, pero justo después de cenar según se acercaba la hora de su llamada comenzó su dolor de barriga. Probrecita mi niña, esta noche lo ha vuelto a hacer, no ha querido hablar con ella.  «Estoy cansada y no me apetece» es lo que me ha dicho. Más tarde le he preguntado si tenía algún problema con ella y me ha respondido que no, que está bien cuando está con ella, al igual que estando conmigo. Creo que nos echa de menos, o puede ser la situación en si misma. No estoy seguro pero veo que no lo está pasando bien. Ojalá pueda digerir todo esto de la mejor forma posible.

Yo te sigo echando de menos. Imagino que estás con él ya que nuestra hija pequeña te pidió que la pasaras con los abuelos y le diste una excusa para no hacerlo. Me dio la impresión de que en algún momento llorabas al hablar con ella, pero sólo es mi impresión y no conozco la realidad. Aún imaginando que estás con él te echo de menos cuando creo que debería estar odiándote. Putos sentimientos de mierda.

A veces mi cabeza vuela a la situación, la cual no existe, de que vuelves arrepentida. No se ni cuantas soluciones estúpidas le he dado a ese escenario. Ninguna es ni será real. Nuestra historia creo que ha terminado, por suerte o por desgracia.

Mañana será mi tercera cesión con mi Terapeuta. No se muy bien que contarle, bueno será trabajo de ella le hacerme continuar avanzando. También mañana me vuelvo a separar de las niñas. Será complicado como cada uno de estos días. Ya tengo mil planes con los que ocupar la mente ese tiempo, es imposible que con las 24 horas del día pudiese hacer 1/4 de ellas. Sin embargo será complicado este periodo sin ellas.

Después de leerles el cuento y con la pequeña ya dormida la mayor me ha abrazado fuertemente. He estado a punto de preguntarle si le gustaría estar siempre conmigo, pero no, no sería justo para nadie y me he callado. Creo que las separaciones le sientan «igual del bien» que a mi, el problema es que ella las vive el doble de veces que yo. ¿Tal vez sería bueno ampliar el número de días ya, poco a poco?.

La comunicación que tengo con la madre continúa «igual de fluida», detalles de las comidas de las niñas y poco más. Habló más con cualquier desconocido que con ella, así lo quiere ella y así lo procuro yo. De nuevo cosa de los dos, de nuevo falta de comunicación, de nuevo directos al abismo….

No quiero seguir dándole vueltas a este asunto. Me subo con mis hijas que de nuevo dormirán conmigo. Buenas noches mis amores. Gracias por estos 2 días maravillosos que he compartido con ustedes. Las amo con locura.

2 Comments

  1. María Eugenia

    Hola!
    El del vídeo es Matías, un antiguo alumno del.colegio de mis hijos. Me encanta el vídeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad