05 de Mayo de 2019 – Día de la Madre

08:15. ¿Dónde está la madre de mis hijas?¿Con quién? Mis hijas ya están despiertas, desayunando chocolate con porras con su abuela. Ellas comienzan el día con alegría, gracias a lo que sea por esto. Yo lo comienzo con una gran pena y sensación de abandono.

13:00. Hemos pasado una mañana muy divertida con las niñas. Mi padre ha tenido que salir por la cita médica de un familiar, sí domingo, día de la madre, así está la sanidad. Mi madre y yo hemos jugado y reído con las niñas pero a medida que se acercaba la hora para que se marcharan contigo han comenzado a expresar su deseo de quedarse aquí. Querían quedarse en la comida familiar que estábamos preparando. La mayor era la más afectada, continuamente buscándome y abranzándome, con un semblante muy triste. Creo que en alguno de esos abrazos hemos llorado juntos.

No quiero ni pensar que no le estés dando la oportunidad de expresar lo que siente, es como si comenzara a abrirse conmigo. Esta noche intentaré profundizar un poco tratando de que no lo note.

Has llegado a la hora acordada. Las niñas se han despedido de sus abuelos y las he acompañado. A la grande le ha costado un poco terminar de despedirse de mi pero finalmente se ha marchado contenta. Yo ya se lo había explicado, el día que era, que tenía que estar con mamá, que se lo pasaría genial, etc, etc, etc. Tendré que esperar a esta tarde para volver a tenerlas a mi lado. Tal vez esté siendo egoísta con ellas pero de verdad que no te reconozco.

Te he pedido que luego, a tu vuelta, me devolvieses las llaves de casa y me has dicho que no lo habías hecho ya que le habías pedido la furgoneta a un conocido común para ir a buscar lo que te faltaba, ir cuando yo no estuviese. Te he dicho que me daba igual estar o no estar, que ya había bajado mucho al garaje. Con el paso de las horas me he dado cuenta que sí que me importa no estar ese día.

Posteriormente te he enviado un whatssap dándote las felicidades y pidiéndote que felicitaras a tu madre. También te dije que prefería que me devolvieses las llaves, y las que tiene tu hermana. A ver que es lo que haces o me comentas luego.

23:06. Durante la tarde me has enviado fotos de las niñas. Se nota que lo han pasado bien. Te he dado las gracias al recibir la primera. Yo ayer no te envíe ninguna durante el cumple, de la misma forma que no lo habías hecho tú días atrás. No se si te has dado cuenta o bien mi gesto de «no ponerte dificultades» hoy ha producido algún cambio en ti al respecto.

Una vez finalizada la comida en casa de mis padres y tras un par de juegos de mesa en familia he regresado a casa para ir organizando y esperar la vuelta de las niñas. Sabía que como máximo estarían fuera hasta las 18:00 por lo que pude aprovechar para terminar de bajar la mayor parte de tus cosas al garaje. También descolgué y me despedí de una de las primeras fotos tuyas con nuestra hija, que llevaba tantos años decorando nuestra casa. Me produce una gran tristeza dar estos pasos pero son necesarios para lograr sacarte de mi interior.

Cuando preparaba las coladas que pretendía poner mañana recibí una nuevas fotos donde me decías que me traerías a las niñas bañadas ya que habías sufrido «un percance». Me he preocupado y te he preguntado sobre la hora para no preguntarte directamente por el percance, para poder evaluar la gravedad del mismo. Me has dicho que esperabas llegar a la hora que habíamos hablado por lo que pude deducir que no debía de ser algo importante.

Cuando has llegado me has explicado lo ocurrido y dentro de la no gravedad ha debido ser una aventura para ti y para las niñas. Una gran lección para ellas dos. Me sorprendió verte con la mochila de la piscina. Me preguntaste si me importaba llevarlas yo mañana ya que tú tenías terapia. La verdad es que me pilló por sorpresa pero como también accediste a que las recogiese yo del cole y les diese de comer pues me pareció genial. No entiendo que no cambies estas actividades para poder estar con las niñas. Yo no tenía mucho que hacer, salvo tener la casa lista para mi próximo «turno» con las niñas, eso podrá esperar un día.

Respecto a las llaves no me las has dado todas, no quieres depender de mi para recoger las cosas pero creo que has entendido que no me parecía bien que estuvieses sola en la casa. También me has pedido permiso para sacar tus datos del ordenador de sobremesa. Yo estaré aquí el día que vengas, sobre todo ahora que no sabes que días trabajo. Además me gustaría que fuese lo antes posible. Me queda muy poco por revisar y por bajar al garaje. Ya he escrito que me resulta muy duro sacarte de esta casa pero es tu decisión y para mi es necesario si quiero avanzar.

Tengo curiosidad por saber que querrás hacer con las fotos que tenemos en común, bueno respecto a esas tengo pocas dudas, respecto a las de las niñas tendrás que traer un buen disco duro para llevártelas, si es eso lo que quieres hacer.

Acabo de hablar con mi hermana y le he contado lo de la conversación de ayer, en el cumple, con esa madre. Hemos coincido en que el camino que te queda es largo, igual que el mio. Puede que algún día yo pueda verlo como parece que lo hacen todos. De momento tú continúa viviendo estos pasos que te saltaste, caete, levántate,.. en definitiva vive y madura.

Me voy a la cama con mis niñas. Buenas noches mis amores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad