04 de Mayo de 2019

08:15. Hoy hace un mes de la primera fecha anotada en este diario. Muchas cosas han ocurrido en este corto periodo de tiempo y me parece que muy pocas buenas.

Ayer desperté temprano en casa de mis padres y salí hacia el trabajo. Les envié un audio a las niñas dándoles los buenos días y animándolas por la excursión que iban a tener. En sus respuestas estaban muy contentas y emocionadas.

Se que lo pasaron muy bien aunque creo que no salieron a ninguna parte por la tarde. Bueno tú manejabas esos tiempos en el día de ayer y puede que estuvieran muy cansadas o que tuvieses que terminar algo y no pudieras salir con ellas.

Continúo esperando por el borrador de acuerdo que nos tiene que enviar tu abogada.

Por la tarde contactaste conmigo para avisarme que las niñas estaban muy cansadas y  preguntándome «¿Quieres llamar?». Gracias por avisar pero me sorprende que tengas que preguntar eso. Hablé con ellas y en efecto lo pasaron genial en la excursión. Por la tarde «Estuvimos molestando a las arañas». Bueno, nada que añadir, son tus tiempos y así lo has querido tú.

Nos despedimos hasta mañana (hoy) y les deseé dulces sueños. Posteriormente te avisé para que me dieses un toque y hablar del fin de semana. Durante el día tuve oportunidad de leer parte de una sentencia del supremo y consultarle al abogado. El Día de la Madre y del Padre están regulados. Me habías pedido 7 horas que son las que indica la sentencia, aunque no en el horario que me habías solicitado.

Cuando pudimos hablar me comentaste lo que habían comido las niñas estos días. Yo  que, aunque mis planes para el sábado no se habían concretado como quería, me gustaría estar con ellas desde temprano. Respecto al Día de la Madre te dije que me parecían muchas horas pero entendía el día que era y no quería quitarle eso a las niñas, no te dije nada de lo que sabía al respecto.

Me propusiste hacer un trueque de horas del sábado por la mañana por las del domingo y te contesté que dos o una hora del sábado por siete del domingo no era exactamente un trueque. Me dijiste que te las llevarías de las 12:00 a las 18:00.

23:16. Te contesté que O.K., que tampoco te podía poner una hora cerrada de llegada. Me sorprendió tu siguiente mensaje:

«A las primeras que les cortarías el rollo sería a ellas»

No se que me pudiste entender para pasar a la defensiva de esa forma. Mi mensaje de respuesta fue muy simple:

«???»

Creo que te diste cuenta y rápidamente me dijiste que intentarías traerlas antes. Poco más que decirnos.

Rato después hablé con mi hermana y me dijo que ese tipo de respuestas tuyas eran habituales, falta de seguridad. Otro aspecto de ti que no conocía o no quería ver.

Hoy me he repetido mucho que es posible que no pueda perdonarte algunas cosas respecto a las niñas.

Estuve trabajando hasta tarde en todo lo que supone este blog, redes sociales y el tratamiento de imágenes con la primera ilustración que ya he recibido.

El día en el trabajo no ha sido bueno, hemos tenido «lio», pero en esto consiste estar aquí. He hablado con compañeros y muchos coinciden en que mi situación no es mala. A mi la situación material y de custodia me dan lo mismo. Sufro por las niñas y por tu actuación egoísta.

Hoy el día si ha sido bueno. Con las niñas hemos tenido una mañana de museo, otra actividad pospuesta desde hace tiempo. No digo que lo fuese por ti, lo fue por mis autolimitación, por falta de ganas, por estar en automático,… De ahí comida en un italiano al que ya habíamos ido con las niñas y una parada en casa para organizar la ropa de la noche y la de tu salida de mañana. Finalmente tarde de cumple de un compañero de cole de nuestra hija mayor.

Alguna madre me ha preguntado muy sorprendida por esta situación, al parecer ha causado cierto revuelo en el cole, «Eran la pareja perfecta…«. Le he dicho la realidad, que no tenías sentimientos y que no querías continuar a mi lado, evidentemente a mi tampoco me valía tener junto a mi una persona que no me quiere. Le conté que las cosas no iban bien pero respecto a este desenlace  yo estaba tan sorprendido como el resto. De todas formas a estas alturas ya daba igual si tú o yo, lo importante son las niñas en este momento y que a este respecto no entendía algunas de tus decisiones. Me sorprendió su respuesta, tan directa:

«¿Ella hacía mucho que no trabajaba verdad? Cuando las mujeres estamos mucho tiempo sin trabajar se nos trastorna un poco la cabeza«.

Sinceramente no me la esperaba. También me dijo que daba la impresión de que esa situación no te había permitido madurar, que te habías saltado pasos y parecía que ahora los querías recuperar. «Cuando una persona trabaja y se realiza madura y eso te quita muchas tonterías de la cabeza«.

Yo no le aporté ningún detalle pero creo que fue capaz de hacer un análisis muy acertado de la situación en sólo unos minutos y creo que con muy poca información ya que tampoco es de nuestro círculo próximo.

Nos marchamos del cumple ya que nuestra hija mayor comenzó a sentirse mal, por suerte se recuperó completamente en casa y pudimos continuar nuestros planes de «pijamada» en casa de los abuelos. Ahora ya duermen y yo me voy a la cama junto a ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad