29 de Abril de 2019

01:02. Después de hablar con la niñas lo he hecho contigo. Te he pedido que me confirmes si esta decisión con ellas es en firme y definitiva. Me has respondido que sí. Te he vuelto a pedir que me enviases el acuerdo y que me explicases que pretendías económicamente. Me repetiste que dependías económicamente de tus padres, ahora mis hijas también por lo que veo. Yo te volví a decir que no me refería eso si no a los gastos de las niñas. Me respondiste que eso estaría en base al acuerdo que estábamos trabajando a lo que te indiqué que tú habías hecho saltar por los aires ese acuerdo al tomar esta medida unilateral. Que quería saber lo que planteabas ya que la próxima factura del colegio ya estaba aquí. Básicamente tu respuesta fue que no tenías trabajo y que lo pagase yo. No con estas palabras pero esa era lo que pensabas.

Te dije que eso ya no sería de esa forma, al igual que el adelanto para el próximo curso de la pequeña era mio y no tuyo. Te pregunté que si lo que me estabas diciendo es que no podías pagar la escuela y querías sacar a las niñas para el próximo curso.  «¿Y qué quieres que te diga?» fue tu respuesta. Pues es muy simple, mi pregunta es clara:

«¿Vas a asumir tus responsabilidades o no?«

Veo que no, ya que no tienes trabajo y parece que el apoyo de tus padres es «simplemente» mantenerlas y proporcionarles un techo. Me volviste a indicar que esto era provisional, que te irías de alquiler en cuanto tuvieses trabajo. Tú te piensas que los trabajos que te permiten un alquiler, mantenerte, los gastos de las niñas y el resto de gastos salen de debajo de las piedras. Sobre todo con tu experiencia demostrable y tu «enorme» vida laboral.

En este punto veía muy complicado llegar a un acuerdo y te dije que sólo teníamos dos caminos: un acuerdo o una sentencia. Te pusiste a la defensiva y me indicaste que a lo mejor me tenías que reclamar una pensión compensatoria. No sabes lo equivocada que estás;  te aconsejé que lo consultaras con tu abogada, para que tuvieses todas las cartas sobre la mesa. Inmediatamente bajaste el tono. «Yo no quiero nada de ti y no recibiré nada de lo que pagues, serán las niñas las que no lo reciban si no lo haces«. ¿¿¡¡!!??

¿Un chantaje? ¿Y qué es lo que aportas tú? Sacar a las niñas de su ambiente de forma unilateral, pero claro yo lo sigo pagando todo. ¿Tu escusa para hacerlo? Esa no es mi casa y yo no voy a estar limpiando, o poniendo una lavadora,… ¿Qué pretendes, que además de limpiar cuando estoy yo te ponga a alguien que limpie cuando estás tú?.

Ahora veo que no podré publicar este día ni el resto del blog hasta que todo esto se resuelva. Cada vez tengo más claro que es necesario que interponga la demanda  y cuando veas las opciones seas tú quien vengan a intentar negociar. Ese acuerdo será muy diferente y próximo a lo que podría lograr con una sentencia. Como he dicho lo tengo que hacer pronto para no darte la oportunidad de que te puedas presentar con un trabajo o algo por el estilo. Tú y yo ya no somos nada, esto es por las niñas y está por encima de nosotros.

Según tú has hablado con ellas pero ellas me hablan de que están de pijamada. Nuestra hija mayor me ha dicho que tu madre ha encontrado los libros de Harry Potter y que ahora tendríamos muchos libros. Yo le he respondido que esos libros se quedarían ahí ya que no estaba de pijamada, «ahora vives ahí los días que estás con mamá«.

Te aseguré que no te quería quitar a las niñas pero lo siento, no me estás dejando otro camino. Si las opciones que tengo que tengo son las que tú me ofreces, yo elijo tener la custodia completa y pagarlo todo como siempre. Este paso que has dado de sacar a nuestras hijas de su ambiente, de su hogar, para (según mi percepción) estar más cómoda. Este paso es definitivo para mi y me obliga a luchar por todo. Lo lamento pero ahora no veo otro camino posible.

Yo estaba negociando y así te lo he explicado tú has actuado según tus intereses y no los de las niñas. Aún así me hablas de acuerdo y que quieres buen rollo. El buen rollo sólo lo tenemos si bailamos tu canción según parece. Te creces merecedora de tanto y en realidad… Bueno, esto te lo enseñará la vida no te preocupes. Como me dijo tu hermana, el tiempo lo pone todo en su sitio. Prepárate que se acercan curvas y te toca tomar tierra.

No quiero llegar a eso ya que las niñas van a sufrir pero si no lo hago sufrirán por otro lado lentamente y sin necesidad. Espero que algún día puedan perdonarme el alejarlas de ti, al menos el intento, los juicios pueden ser imprevisibles.

Me hace gracia tu comentario de hoy de que no querías la casa. Tú no entiendes que no tienes ningún derecho sobre ella pero menos entiendes que a mi no me importan ni la casa ni el dinero. Sólo me importan mis hijas. Mañana vuelvo a la casa pero es para ponerla en condiciones para mis hijas. El martes estarán de nuevo conmigo y miedo me da cuando en unos días entiendan que viven en dos lugares diferentes. Miedo me da. Ahora es una fiesta para ellas pero cuando la realidad aflore… Mis pobres niñas, que triste es esto. ¿Cómo hemos llegado a esta situación con ellas?.

Quería ponértelo fácil pero también quería que asumieras tu responsabilidad. Imagino que al ver la cantidad que estaba afrontando has decidido, bueno en realidad me lo has dicho «Para dártelo a ti lo dejo aquí en mi casa». Ya, pero el resto de gastos si eran para mi ¿Verdad?.

Lo siento pero ahora lo quiero todo. Buenas noches mis amores aunque estén fuera de casa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad