21 de Abril de 2019

10:43. He vuelto a madrugar como cada día. Soy yo quien sorprende al despertador para que no suene. Me he despertado pero he estado tranquilo pensando en las niñas, en lo que éramos y lo que somos, en tu nueva vida,… No ha sido un castigo, he estado sereno y ha sido un alivio para mi.

Antes de la hora en la que tendría que haberme despertado ya estaba preparado para salir. He parado en una cafetería para intentar comer algo, en mi último servicio de 24 horas sufrí un pequeño mareo y supongo que se debía a no tener nada en el estómago. De momento todo bien en el trabajo.

Antes de salir te he enviado unos mensajes preguntando por la noche de las niñas. Me has contestado que muy bien y luego me has enviado un audio de nuestra hija mayor en el que me preguntaba sobre como estaba yo. Ella se da cuenta de mucho más de lo que parece. También me enviaste un selfie tuyo y de la niña, con tus disculpas por estar ahí, que había sido una petición del a niña. No me molesta, puedes estar tranquila.

22:08. Llevo todo el día con el blog y eso me ha permitido estar ocupado y no darle vueltas a la cabeza. Además a resultado sanador en muchos aspectos el ir leyendo de nuevo el contenido de este diario. Al finalizar la tarde he hablado con las niñas y todas, incluida tú, se han sorprendido al saber que estaba en el trabajo. Evidentemente no has dicho nada al respecto. Después de que se durmieran te he preguntado por la hora de mañana. Hemos quedado a las 10:00, debería de ser una reunión rápida aunque ya veremos que es lo que nos depara.

Mi día ha sido tranquilo, más incluso de lo que yo mismo esperaba. A esta hora y después de hablar contigo ya se me hace un poco más difícil, tan sólo hemos compartido unas palabras pero… Tú no lo sabes pero tengo su número de teléfono en mi agenda y no me gusta cuando los veo a ambos «en línea» en el whatssap. Esto nuevamente es mi problema y no el tuyo.

He tenido noticias de la amiga de mi hermana. Al parecer está muy bien, ha sentido una gran liberación. Creo que me suena bastante, aunque ella sale de una situación muy complicada, creo que tú no o puede que sí, aunque nunca fuímos conscientes de ello. Tanto por tu lado como por el mio era lo que había, a mi no me era suficiente aunque esperaba que tú mejorases y con eso nuestra situación. Tú  ya no esperabas nada. Es una triste realidad y aunque me dijiste que habías vivido muy buenos momentos veo que mis últimos nueve años han sido una mentira y es muy doloroso. Lo más triste es que han sido los años más importantes de mi vida, en los que nacieron nuestras hijas formando así una familia que ahora se ha roto.

Bueno creo que me voy a intentar descansar. Buenas noches mis amores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad