20 de Abril de 2019

14:45. Me he despertado a las 06:15 y he sentido un gran dolor al pensar que tú podías estar feliz con esta situación. He estado bastante tiempo intentando cambiar de pensamiento ya que entiendo que es mi problema y no el tuyo.

Me mantuve en la cama hasta que las niñas se despertaron, querí disfrutar de ese momento con ellas. Ha sido maravilloso aunque, como de costumbre, las primeras palabras de la pequeña han sido «¿Y mami?». Luego hemos jugado en la cama, nos hemos abrazado y las he llenado de besos.

Después de desayunar y terminar de organizar la casa hemos intentado salir con las bicis pero la lluvia no nos ha permitido ir muy lejos y ya te hemos esperado en casa. Cuando has llegado hemos hablado un pequeño momento. Me has preguntado por «mi relación con la comida». Tú tampoco estás precisamente rellenita por lo que no creo que estés para dar consejos al respecto como has intentado, además de que probablemente no te los aceptaría. Es cierto mi perdida de peso es más que evidente. Creo que hace 15 o 20 años que no estaba en este peso.

La despedida de las niñas ha sido complicada para mi aunque sé que estarán y lo pasarán bien. Mi hija mayor me dijo ayer que desde que «dormimos separados» todos los días han sido estupendos. Esto también me preocupa, no me gustaría malcriarlas.

Sé que vas al cine y probablemente a comer fuera. También sé que lo pagará tu hermana, lo que me da cierta pena pero, como dice mi hermana, «ese no es tu problema».

Ella continúa pensando que tengo que soltarte, que todavía estoy agarrado a ti como una garrapata. Es triste pero puede que tenga toda la razón. Le he explicado que lo que más me duele es perderme los momentos de las niñas, esos a los que tu has renunciado tan alegremente.

Mi hermana me ha dicho, textualmente:

«Te duele que esté feliz porque tú estás jodido por no estar con ella, por eso te digo que sueltes, que no te agarres como una garrapata porque sufres más«

Es fácil leerlo y proponérmelo pero hacerlo ya es otra cosa muy diferente. Hoy se cumplen veinte días y parece que fue ayer.

Ya he salido a correr, casi todo el tiempo lloviendo. Me ha encantado, me he sentido bien. He llegado al mirador y no he tenido necesidad de gritar. Espero que eso sea una buena señal.

Mañana trabajo, estoy acostumbrado a no poder verlas cuando trabajo y además mantendré la mente ocupada, espero que eso me ayude. Mi hermana me ha vuelto a recomendar la ayuda farmacológica pero de momento no quiero ni oír hablar de ella. Mucho menos si tengo que ir a trabajar, no puedo «jugar» con eso.

Esta tarde saldré a alguna parte. Me gustaría poder hablar con la amiga de mi hermana. Alguien con quien no tengo ninguna relación, con quien poder sacar la mierda sin temor a juicios ni nada por el estilo y que ella pueda hacer lo mismo. No va a sustituir al Psicólogo por supuesto, eso lo tengo el próximo miércoles, pero quiero un visión externa y en cierta forma no sentirme tan solo. No lo estoy, tengo a toda mi familia volcada, pero alguien externo, que no me conozca y no te conozca, puede aportarme algo más, aunque no se muy bien que.

22:49. Esta tarde se han presentado aquí mi hermana y su pareja. Hemos jugado a las cartas y pasado un par de horas muy buenas. Luego he salido y he aprovechado «un vale» que tenía en la cartera desde hacía mucho tiempo. Al volver, haciendo unas gestiones para mi madre, te he enviado un mensaje sin querer, era para otra persona con tu mismo nombre. Al pedirte disculpas por el mensaje he aprovechado para preguntarte por el cine.

Rato después me has contestado con una foto de las niñas. Como era relativamente tarde te he pedido que me avisaras cuando las pudiese llamar. He vuelto a insistir más tarde al pensar que se dormirían sin poder hablar con ellas. Por fin me has dicho que llamará y pese a la hora las he encontrado muy activas. Según me han dicho, estuvieron toda la tarde en el centro comercial, divirtiéndose y disfrutando de la película. Me alegro de que su tarde haya sido buena y la mía no fuese mala, ojalá esta comience a ser la tónica para mi. También he podido comer algo más, no mucho más pero si un poco.

Ahora voy a intentar leer un rato. A ver si logro descansar que mañana madrugo para mis 24 horas. Creo que es la primera vez en nueve años que no sabes que estaré en el trabajo, bueno, las cosas han cambiado.

Buenas noches mis amores, que descansen y mañana tengan otro día maravilloso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad