09 de Abril de 2019

06:18. Comienza un nuevo día, noche tranquila, volvemos al día a día.

22:27. Separación, divorcio, tú por tu lado y yo por el mio…, mil formas de llamarlo para que lo dejes en un simple «antes de…»

Hoy había sido un día tranquilo; a primera hora compuse mi nueva habitación a mi gusto, no he dejado un mueble en su sitio. Solucioné varios problemas pendientes que me esperaban hace tiempo, ayudé en un par de tareas a mi padre e incluso pude salir a trotar unos kilómetros, muy suave, antes de ir a por las niñas.

Tu saludo al llegar a casa me pareció forzado, cosas mías o puede que no te apeteciera verme. El poco rato que pasé con las niñas fue genial, incluso quisieron ver como había dejado la habitación. Ellas me han dicho varias veces que se aburren contigo, pero coincido con lo que me has comentado cuando te lo he comunicado: «son recuerdos del pasado como sus comentarios sobre ti de que estabas pegado al móvil».

Al entregártelas hemos hablado de banalidades, últimamente «lo importante» lo hablamos por Whatssap, eso si tengo la suerte de que me respondas algo más de un monosílabo o una línea. Pero tu respuesta de esta noche me ha removido por completo. ¿Te preocupa hacerme daño después de todo esto? Probablemente debería estarte agradecido por pensar en mi pero no lo estoy, ahora mismo siento rabia.

Tú no lo sabes, o yo creo que no, pero desde que pasaste a estar pegada al móvil, antes de que me confesaras lo que sentías, lo que había ocurrido y decidiéramos intentarlo, comencé a revisar tu teléfono. Tenías muchas conversaciones borradas, con él, con su hermana, con tu mejor amiga. Yo callé, esperando a ver por donde salías cuando no pudieses más. Y sí, coincido, no fue nada, pero lo fue todo.

Posteriormente continué observando, aunque me doliese, «¿Me habré enamorado?», «Me gustó lo que me aportó en tan poco tiempo», «Me da rabia darle pena», etc, etc, etc, etc. Fuiste capaz de mentirme a la cara cuando te pregunté si habías vuelto a saber algo de él de forma indirecta. Sabía que sí y sólo buscaba tu sinceridad, que no me lo ocultases para poder confiar en ti y saber que de verdad apostabas por nuestra relación. Eso sí me lo decías pero yo sabía que no.

Ahora mismo me da igual si lees esto o no, me da igual quien lo lea, siento rabia y dolor. Aun así sigo convencido de que todo esto me ha abierto lo ojos y me ha permitido ver algunos de mis fallos como persona, y digo sólo algunos porque se que estoy rascando la superficie nada más. Sé que nadie es perfecto, tampoco lo pretendo, pero si sé que podré avanzar en mi camino y probablemente evolucionar como me he propuesto. Ahora mismo tengo dudas de que tú puedas hacerlo. Como me dijo tu Psicólogo «es una fantasía, una idealización» y miedo me da cuando despiertes de ella y te des el baño de realidad. Por otro lado deseo que no ocurra y seas feliz, por tu bien y sobre todo por el de las niñas.

Tendré que volver a ir a hablar con mi hermana en busca de paz.

Esta mañana también te desvinculé de mis cuentas bancarias, no se si tú has hecho lo mismo, la verdad es que tampoco me importa mucho. He decidido que por el momento mantendré la tarjeta de débito a tu nombre. Nunca la has utilizado en este tiempo sin decírmelo pero por si surge algo con las niñas no la cancelaré.

Ahora sí que tengo ganas de ir a ese mirador a gritar y sacarme la rabia….. la próxima vez, la próxima vez. Rabia que ha surgido con la conversación que hemos tenido hace unos minutos, lo peor es que creo que ni te has dado cuenta pero no has  sido capaz de ponerle nombre. Te has quedado en un simple «antes de…», refiriéndote a todo este proceso.

Como te he dicho por Whatssap «Ese ‘antes de’ ha removido muchas, muchas cosas en ambos, algunas buenas y otras malas. Como la vida misma…» Por supuesto, después de ser leído ha quedado sin respuesta, tampoco la esperaba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad