06 de Abril de 2019

00:44. Lo he plasmado todo y siento que me faltan muchas de las revelaciones que experimente anoche, de todas las cosas que vi tan claramente y que son el inicio de mi camino. Ahora también sé que todo esto verá la luz en forma de blog y, tal vez, ayude a alguien a ver lo que yo vi. Creo que ya toca descansar.

01:30 – 02:00. Duermo tranquilamente. No sé si estoy en paz o me siento aliviado gracias al paracetamol y a los «taping» que me han colocado en la espalda para aliviar la tensión que se ha incrementado en estos días.

07:30. He logrado descansar. Me he levantado tranquilo y animado. Me obligo a comer un plátano. Llevo mucho tiempo sin comer y mi cuerpo lo está notando, sin embargo me preparo para salir a correr un rato.

13:33. De nuevo en casa, aunque sólo. Las niñas estarán contigo hasta esta tarde. He organizado algunas cosas que llevaban pendientes desde hacía mucho tiempo. Me ha ayudado ya que tenía la necesidad de «vaciarme» físicamente. ¿Por qué vaciarme? Pues por lo mismo que salí a correr, para quedarme sin energías físicamente y para intentar seguir entendiendo.

Cuando salí a correr fui hasta donde te dije que sabía que habías estado, inicialmente me dije «¿Para qué?» luego me repetía «No me puede hacer daño, ella no vas a estar«. Al llegar lo entendí, el lugar, las vistas, la paz, el viento,…. ¡Qué lugar tan maravilloso para compartir, para hablar, para sentirte acompañada!. Lo entendí y puede que no lo creas pero me alegré. Sería un hipócrita si no reconociese que me dolía no haber sido yo quien te acompañase en ese lugar pero sé que ahora mismo no sería capaz de hacerlo como tú pides y te completa. Por eso me alegré, porqué tienes lo que tanto me reclamabas.

23:28. He pasado la tarde ordenando «mi basura». ¿Por qué acumulamos tanto? No me estoy castigando, de verdad que no, es que he revisado y no tenía mucho para guardar o tal vez lo que consideraba importante no lo es tanto en estos momentos. He dado muchos «paseos» a los contenedores de basura y al de reciclado de papel. Veo que tengo mucha ropa que tirar o donar. Ropa que no me pongo, que lleva años en una percha o cajón esperando que alguien los utilice. Eso quedará para otro día, ahora toca disfrutar de las niñas.

Te he visto tocada al despedirte de ellas, hubiera querido abrazarte y darte calor, como abracé a tu madre, que acompañaba a las niñas, mientras  lloraba y yo le decía que esto era para mejor.

Más tarde me has dicho que habías tenido una tarde «peleona» con la pequeña, que no le podías dar todo lo que te demandaba. Ambos sabemos que has actuado bien, como su madre, educándola. No te castigues, ella esta perfectamente bien, la he bañado, ha cenado, jugado y se ha dormido mientras escuchaba el cuento de su hermana. Esto es para mejor y las más beneficiadas van a ser ellas, lo estamos haciendo bien.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Diario de un Troglodita Emocional.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad